Entradas

El tirar se va a acabar

¿Conoces esa sensación de conseguir algo que llevas mucho tiempo buscando? Pues en mi caso el objeto de deseo desde hacía años era tener un banco de trabajo de carpintero. Comprar uno nuevo no entraba en el presupuesto y en mis noches de pesca nunca había encontrado nada parecido.
Hace unas semanas Segundamano me invitó a dar una vuelta por su portal y después un par de clicks, apareció en pantalla esta hermosura de banco 2nd hand. No me lo podía creer, alguien cerca de casa vendía una mesa de carpintero vintage a sólo 200€ y con un tornillo de banco bien potente de regalo.¡Por fin!

Whatsapp directo al vendedor y cita al cabo de dos días en su casa para recogerla. Así de bien acompañada la encontré, entre chachivaches y muebles cargaditos de historias que contar. Al parecer la suya empezó allá por los 70, cuando un cadete de carpintero le pidió a su padre que le fabricara un banco de trabajo para dar sus primeros martillazos. (…minuto de ovación por favor)
La mesa ya está en casa y aunque es la coisa mais linda le quiero pegar un buen tuneo para adaptarla 100% al uso que le voy a dar. Objetivos:
  • Convertirla en waterproof para que pueda “vivir” en el patio (Ya está en cuarentena con el tratamiento)
  • Añadirle un espacio de almacenaje para tener las herramientas a mano.
  • Ponerle ruedas para poder moverla con facilidad.
  • Hacerla extensible para tener más superficie de trabajo: En ello estoy… ¿Quizá con un tablero más grande sujeto con bisagras que caiga por el lado? ¿Se te ocurre alguna idea?

Como te imaginarás el hecho de que la mesa sea de segunda mano me gusta especialmente, deshagámonos de tanto prejucio y reestrenemos lo que otros no necesitan! Es más sostenible, consigues piezas infinitamente más interesantes que lo que Mr. Ikea te pueda ofrecer y seguramente más barato.
¿Todavía con reparos? ¿Incluso si le damos la vuelta a la tortilla y te digo que al vender tus “residuos” puedes generar recursos? Pues aquí va mi whishlist con algunas de las delicatessens que corren por Segundamano:

Póngame uno de cada por favorrr… ¿Te imaginas que a sus respectivos propietarios les hubiera dado por tirarlos en vez de venderlos para sacarse unos eurillos y de paso alargar su vida? ¡Horror!

Me encanta cuando nos ponen fácil hacer bien las cosas. Hace tiempo que entendí que todos influimos en las vidas de otras personas que ni siquiera conocemos. Lo que hacemos “aquí” influye en alguien “allí” y es especialmente importante que lo recordemos para dejar de practicar tanta economía lineal (comprar, tirar y volver a comprar) ¿O acaso nos daremos cuenta de que el dinero no se come cuando hayamos agotado todos los recursos?

Moraleja: Cuando necesites o quieras deshacerte de algo pasa por Segundamano, los pioneros en eso del 2nd hand patrio, y apuesta por el movimiento de reestrenar 😉

Marta
SUSCRÍBETE

Lee el post original