Entradas

Pulseras de Madera

Con el buen tiempo a casi todos nos gusta más, decorar nuestro cuerpo con abalorios, adornos y ya no os digo a los más peques que se vuelven locos por los tatuajes esos que aunque dicen que no son permanentes…a veces, lo parecen 😉 las pulseras, colgantes….

Hoy vamos a hacer unas pulseras de colores, una manualidad muy curiosa y que tiene un resultado muy muy chulo.
Tenía palitos de helado que me habían sobrado de cuando hice las Piruletas de Sandía y busqué en la red algo para poder usarlos y…..Sorpresa! Se pueden hacer pulseras!!! Allá voy….
Necesitamos:
– Palitos de Helado
– Washi tapes (algún día tendré que hacer una entrada especial dedicada a este material que me da un juego….)
– o también podemos usar pinturas, hilos de colores…
Vamos allá, os explico el proceso con unas cuantas imágenes.
Hervir en agua los palitos durante unos minutos
Sacarlos y con cuidado de no quemarnos, atar los extremos con un brida, una goma o introducirlos en unos vasos para que adquieran esa forma redondeada, que es lo que hice yo.
Transcurridas 24 horas ya estarán completamente secos y con la forma deseada, con cuidado los sacamos de “nuestros moldes profesionales”
Hacemos 2 agujeritos en los extremos para introducir después una cuerdita, cordón..
Esto nos dará la posibilidad de ajustar las pulseras a la muñeca y cerrarlas más si es que hiciera falta…
Después ya sólo tenemos que pegar un toque a nuestra imaginación, creatividad o como le llaméis para que os eche un cable!
Es el momento de decorar nuestras pulseras, yo lo hice con trozos de washi tapes, aunque tengo ganas de repetir la tarea un día y dejar a los peques que decoren ellos sus propias pulseras con pinturas y pinceles, que creo que les va a encantar la idea!!
¿Qué os parecen?, a qué son originales? Y es un buena forma, divertida y creativa de pasar la tarde con los más pequeños y que se hagan sus propios abalorios.

Lee el post original

Desafío Diogeneras: DIY Portavelas romántico

Un mes más ha llegado el desafío #DIOGENERAS. Cada día es más gente la que se une al carro de convertir lo inservible en bonitismo y nosotras, estamos encantadas de la acogida de la iniciativa y la velocidad a la que crece!

Este mes os ofrecíamos dos opciones para elegir lo que más os gustase; San Valentín o Carnaval. Nosotros hemos optado por la primera, y para la ocasión hemos creado un portavelas de lo más romántico.

Para su elaboración hemos utilizado los siguientes materiales:


Y vamos allá con el paso a paso:

Hemos pegado el washi a un viejo papel para poder troquelarlo. No intentéis troquelar washi sin pegarlo a ninguna parte, porque no corta… palabrita del niño Jesús.

Cuando los tengáis listos, con cuidado despegáis el washi del papel, intentando no romper los corazones para pegarlo en el bote de cristal.


Nosotros hemos hecho una tira de corazones, para que nos quedase el dibujo a modo cenefa, pero podéis pegarlos como más os guste… Una vez colocado el washi, con ayuda de un pincel, dais cola en la zona de los corazones, y vertéis la purpurina encima cubriendo bien la zona. No pasa nada si se sale del corazón, porque cuando quitemos el washi, el corazón de purpurina quedará perfecto. LO PROMETEMOS!


Ahora solo queda esperar a que se seque bien la cola, para que la purpurina quede completamente pegada. Una vez bien seco, con cuidado retiramos el washitape.

Y está listo nuestro portavelas. Para terminarlo, nosotros le hemos añadido un poquito de cordón natural, un poquito de arena, y le hemos pegado un poquito de washi dorado a nuestra vela…


Y ya tienes un portavelas la mar de romántico para tu cena de San Valentín!



Esperamos que os haya gustado, y os recordamos que podéis ver el resto de propuestas aquí.


Un besote y feliz fin de semana!

Visita la entrada original AQUÍ

DIY: CÓMO RECUPERAR UNA VIEJA SILLA

Seguro que tenéis en casa, o en vuestra cabeza al menos, alguna silla vieja a la que queréis dar un nuevo uso, una nueva vida, queréis probar cómo queda en vuestro mobiliario y darle un nuevo aire.
Pues bien, hoy os traigo una posible idea para que le deis un nuevo uso a esa silla vieja, para que la recuperéis de una manera más actual y acorde a vuestros gustos.
Personalmente llevaba tiempo enamorada de este tipo de sillas, así que tenía clarísimo lo que haría con una silla así, además había visto un millón de imágenes de sillas en pinterest para inspirarme, incluso me creé un tablero sólo de sillas, increíble pero cierto.
Lo primero que tenéis que tener claro es el tipo de objetivo, esa silla a la que le hemos echado el ojo. Yo hacía tiempo que tenía ganas de una silla como esta para hacer este experimento. Fui a buscarla de segunda mano y apareció cuando ya creía que no iba a dar con ella, fue amor a primera vista porque ya tenía en la cabeza cómo quería dejarla.
Así que una vez tenemos el objetivo elegido y a mano, nos disponemos a trabajar. Para ello será conveniente pasarle un lijado y después de limpiarla aplicar una imprimación selladora para madera.
Elegimos el color del que queremos pintar la silla y una vez seca la imprimación aplicaremos por lo menos un par de manitas de pintura, yo le puse un esmalte satinado para madera.

A la mía quería darle un toque de color en el respaldo pero de una manera especial, por ello decidí enrollar hilo en los travesaños del respaldo, me parecía que podría quedar resultón y muy fino a la vez. Así que me armé de paciencia y con cuidado fui enrollando hilo del color que había elegido.
Las patas también quería que fueran especiales, había visto en esas famosas fotos de pinterest un montón de sillas con la parte de abajo de las patas pintadas, así que allá me fui yo a dar el mismo color que le había dado al respaldo pero en este caso con spray, para ello protegí con cuidado todo lo que ya estaba pintado de blanco.
El resultado final me encantó, justo lo que buscaba y tal y como la había imaginado, mi nueva silla es lo más.
También aproveché que había encontrado este tapete que hace años hiciera mi abuela y que le iba perfecto al asiento para decorarla de vez en cuando, un toque kitsch nunca viene mal, y el valor sentimental no tiene precio.
Y este es el resultado de mi súper silla diy, espero que os haya gustado o inspirado al menos y que os animéis a probar, espero que me lo contéis si lo hacéis.
¿Os animáis?
Que paséis un buen finde, y cuidado con empezar ya con los turrones.
Besos gatunos.

Visita la entrada original AQUÍ

Un corazón decorado con decoupage

Como os comenté aquí, en el DIY Show compré un producto fantástico para decorar cualquier objeto con la técnica del decoupage. Y no solo eso, además de este producto, me lleve lo que allí denominaban papel cristal (y que yo considero papel de seda) para forrar mi casa dos o tres veces :-))). Así que cuando vi esta entrada de El taller de Naidú, se me ocurrió hacerme con algunas de estas siluetas de madera de las que ella hablaba y me compré dos. Una mariposa como la suya (que aún no he decorado) y este corazón:
corazón madera decorado decoupage

Para realizarlo utilice:
– Papel estampado.
Stylpatch.
– Una brocha fina.
– Lija de grano suave o lima de uñas.

Y su elaboración es muy sencilla:
– En primer lugar recortamos el trozo de papel que vamos a necesitar, dejando un poco de margen a los lados.
– Aplicamos Stylpatch por toda la superficie del corazón y lo colocamos sobre el papel, con cuidado de que no se formen arrugas.
– Tras dejar secar, recortamos un poco el papel y aplicamos una nueva capa, para dar brillo y proteger toda la superficie.
– Finalmente quitamos el papel sobrante lijando suavemente los bordes.

Notas:
– Si se forman arrugas podéis intentar eliminarlas frotando suavemente con un trapo (con cuidado para no rasgar el papel).
– Yo empece lijando los bordes del papel con papel de lija de grano fino, pero terminé haciéndolo con una lima de uñas de cristal (y os recomiendo esta última, el resultado es mejor).
– Solo decoré mi corazón por un lado, pero podéis decorarlo por ambos.
– Evidentemente las posibilidades de decoración son infinitas. Yo (y sin que sirva de precedente ☺) no use washitape como en estas letras, pero podéis utilizarlos y seguro que os queda genial (al igual que podéis usar botones, telas, lace tape, siluetas troqueladas y cualquier otra cosa que se os ocurra).

Espero que os haya gustado y que os animéis a poner esta idea en práctica. Este tipo de siluetas no son difíciles de encontrar (en tiendas de manualidades, decoración e incluso en bazares de estos que venden de todo) y quedan fenomenal en cualquier rincón.
Besos,
Pd: si os apetece ver otra idea con este mismo producto, podéis echar un vistazo a estos portavelas.
Pd: nos vemos el miércoles con una nueva receta.

Visita la entrada original AQUÍ