Entradas

Agenda de bolsillo con Washi

Ya sé que estoy un poco pesado con el washi, pero necesitaba publicar algo, y con tanto estrés ultimamente no doy más de mí. Os dejo este mini-post, espero que os guste!!!!

No sé si conocéis alguien que trabaje en un hospital (aparte de mí). Pero resulta un follón cada vez que alguien te formula la famosa pregunta…

-De qué vas X día?
Es inútil que intentes explicar tus turnos a familia o amigos, y casi se convierte en una clase de matemáticas con mezclas de D, M, N, T o V (algún día llegaré a despejar la X de mi planilla) así que mejor no explicar nada y llevar a mano tu “planning” y sacarlo en cuanto te haga falta.
De hecho el otro día un compañero me pasó un enlace a un blog donde se aborda el tema de las planillas y me hizo reír un rato (aquí), cosa que solo quien la sufre la entiende.
Cada año acaba apareciendo algún que otro calendario de este tipo que algún representante o sindicato majo nos regala, y la verdad es que es muy útil, así que en cuanto apareció este me hice con él para anotar mis turnos:
Como veis es tipo “acordeón” y cuando se cierra tiene el tamaño de una tarjeta, así que es ideal para llevar en la cartera. Además como detalle lleva 2 imanes que hacen que quede cerrado y más protegido lo cual es una ventaja, ya que tiene que durar un año entero.
Peeeeero, no me acababa de gustar, por muy bonico que nos lo regale Coloplast (marca de bolsas para ostomías).
Así que me acordé de unos celos decorados que compré en Casa el otro día, donde la chica de la caja, muy maja ella, conversó conmigo acerca de Washis, y me dijo que habían tenido algún modelo más. Tendré que pasarme más a menudo, ya que además vi que empiezan a incluir cosas de manualidades en su stock, como unas letras que ya he decorado y pronto os enseñaré.
Volviendo al post, el precio de los celos de Casa era fantástico y no podía dejarlos pasar, aunque reconozco que no tienen mucho que ver con el auténtico washi.
Son un poco más gruesos que el washi normal, pero aún así tras la primera prueba transparentaba la impresión de la portada del calendario, opté por forrar con cinta aislante blanca las tapas.
Me encanta decir eso de “ya tenemos nuestro lienzo en blanco”.
No me molan demasiado las cosas ñoñas, pero este Tape de Casa tiene unos colores llamativos, así que para una de las tapas me servía. Unas pasadas y en un minuto ya está forrado!
Para la otra tapa lo mismo, un poco de cinta aislante blanca y unas pasadas de celo decorado.
Cortamos los sobrantes con un cúter bien afilado.
Y ya tengo mi planning anual más molón! Ahora cuando alguien me pregunte algún turno ya puedo sacar to´ chulo mi planilla de bolsillo!
Aunque eso sí, primero habré de pasar los días uno a uno y procurar no equivocarme (ya me presenté una vez al hospital sin tener guardia ese día!)

Conclusión

– Nunca llegaré a entender mis turnos, por mucho planning que haga.
– Los representantes se estiran poco, pero cuando lo hacen se lo agradecemos mucho (aquí hay otro post con material propagandístico”)
– Como veis ultimamente no aparecen los chinos por aquí, aunque el otro día ví algo similar al Washi Tape en un bazar. Paradójico que un bazar que vende de todo no tengo algo tan asiático como el celo japonés.
– Este año repasaré 4 veces mi planilla transcrita, no quiero volver a pegarme el viaje hasta el curro de madrugada para tener que volverme para casa y encima aguantar el cachondeito.
– Señores Coloplast… gracias por sus calendarios y bolígrafos! para cuando el jamón?

Lee el post original