Entradas

Construye una caja nido para erizos

Los que nos seguís por Facebook o Instagram habréis visto una foto de la semana pasada con el carrito lleno de materiales para algo que íbamos a construir este fin de semana. Pero el tiempo nos ha jugado una mala pasada y ha hecho un viento terrible, con lo que acabamos los dos haciendo otras cosas: David continuó arreglando el futuro taller y yo me encerré en la casa avanzando una parte de ese proyecto que nos boicoteó el tiempo.

No se si sabéis que soy fundadora y presidenta de una asociación sin ánimo de lucro, dedicada al estudio y conservación de los erizos de tierra: EriSOS. Y precisamente una de las ilusiones de tener una casita en el campo, era poder tener unas instalaciones en las que poco a poco poder ir haciendo mas proyectos y actividades relacionados con la entidad.


Y precisamente para poder llevar a cabo uno de los proyectos, el adiestramiento de uno de nuestros perros para rastrear erizos y así poder encontrarlos fácilmente cuando están en lugares peligrosos para ellos, tenemos que construir unas instalaciones en las que alojar a los ejemplares que nos cedan de los centros de recuperación para los entrenamientos, que es lo que íbamos a construir. Y como no pudimos, pues me puse a hacer una caja nido para erizos!

Así podemos dejarla mientras en el bosque, por si algún habitante decide pasar ahí una noche o el invierno entero hibernando, y de paso os enseñamos como se hacen por si alguien se anima a echar una mano a estos pequeños.

Así que, manos a la obra!

Materiales

– Tablon de madera de 2cm que cortaremos de la siguiente manera:
– 4 maderas de 40×40 para la estructura de la caja
– 3 maderas de 20x15cm para el túnel
– 1 madera de 50×50 para la tapa
– 1 madera de 44×44 para la base, opcional
– Clavos de 35mm de largo
– 1 o 2 bisagras
– Martillo

Lo primero que haremos es cortar la puerta en uno de los laterales de la estructura, que será de 15×15, para asegurarnos que incluso un erizo adulto bien grandote pueda entrar sin problema.

A continuación ensamblaremos la estructura de la caja, uniendo un lado con el siguiente con dos o tres clavos.

Una vez tenemos ya la caja hecha, es hora de unir el túnel. Os preguntaréis para que hace falta hacer un túnel, y la respuesta es muy sencilla, para evitar que un depredador pueda llegar al interior de la caja nido metiendo su hocico o sus patas por la puerta! Y es que además de que esté calentito y a gusto, queremos que esté a salvo 🙂

Para ello, clavando desde el interior, uniremos los tablones que tenemos cortados a medida de la puerta que formaran el túnel.

Una vez tenemos toda la estructura de la caja y el túnel, colocamos el suelo por debajo con mas clavos, y el techo lo uniremos con bisagras para que así podamos acceder al interior, sea para ver si está habitado (pero no seáis molestos, que el animalito si está ahí es para descansar) o bien para poder limpiar el interior de vez en cuando y evitar que se acumule suciedad.

Y ya está, así de fácil es dar cobijo a un erizo! Ahora solo nos falta construir los recintos y esperar que lleguen los inquilinos para poder seguir adelante con nuestro proyecto, y con suerte mientras dejamos la casita estos días en el bosque alguno podrá usarla y resguardarse de este terrible frío que ya ha llegado.

Por si os animáis a hacer una, os dejo algunos consejos:

– La puerta debe ir orientada hacia donde menos sople el aire, para evitar que entren corrientes y haga demasiado frío.
– Lo ideal es colocarla junto a una pared, un muro, un árbol,… no en medio de nada.
– Como va a estar a la intemperie, expuesta al agua de las lluvias, se puede tratar con algún producto para maderas de exterior. Pero ojo, solo por fuera, para que no resulte tóxica ni molesta. Si huele mucho y raro, no la usaran, tienen muy buen olfato.
– Otra opción es taparla con algún plástico impermeable y colocar por encima tierra y hojas, como si fuera una cueva tipo hobbit.
– Los erizos son nocturnos, así que la ocuparan durante el día.
– Si una hembra decide tener ahí sus crias, no la molestéis, es un periodo delicado y puede rechazar a las crías si capta vuestro olor.
– Durante el frío invierno, estos animales hibernan. Bajan su temperatura corporal, reducen sus latidos y practicamente ni respiran. Es un proceso metabólico muy complicado y despertarlos de golpe si os ponéis a mirar el interior, puede resultar un shock para el animal y tener consecuencias fatales. Así que durante el invierno nada de cotillear dentro.
– Para saber si la casita está ocupada, podéis dejar algo de pienso de perro/gato en la puerta, si desaparece es que hay algún inquilino (o que ha venido otro animalillo y os ha robado la comida).

Que os parece? Os animáis a ser amigos de los erizos? 😀

Lee el post original