Entradas

reconstrucción, tuneo y tapizado de una silla

Nunca pensamos que esta silla que nos dio Andrés (nuestro principal proveedor 😉 ) iba a ser uno de los retos más complicados desde nuestra andadura tecetera.

Nos las prometíamos felices cuando creíamos que sería darle simplemente un lavado de cara.
Pero cuando quitamos las chinchetas y el tapizado…
se desmoronó la pobre…

Con el paso del tiempo, se desencoló alguna pata, así que optamos por desarmarla entera, y empezar de cero. Ardua labor, como podéis ver en el making-of:


  1. Con la lijadora eléctrica, lijamos cada parte de la silla
  2. Con una lija de grano grueso, limpiamos las juntas de restos de cola
  3. Encolamos las juntas con cola de carpintero
  4. Montamos la silla y le pusimos unos “arneses” para fijar la cola
  5. Dimos una capa de imprimación…
  6. … y dos de pintura acrílica verde, lijando, como siempre, entre capa y capa
  7. Lijamos los cantos para desgastarla
  8. Con cinta hicimos la base del asiento (es la cinta aprovechada de unas mochilas)
  9. Forramos la base con tela de saco, para que no rozase la espuma con las cintas
  10. Medimos el asiento y cortamos la espuma
  11. La fijamos con unas grapas al asiento…
  12. … y también al respaldo
  13. Tapizamos con ayuda de una grapadora
  14. Forramos la parte de abajo con tela blanca
  15. Colocamos chinchetas nuevas en el respaldo

Después de muchas horas de trabajo, os mostramos el resultado:


Un toque de color entre tanto gris….

reconstrucción, tuneo y tapizado de una silla