Entradas

Farolillos de papel para ambientar San Valentín

Las posibilidades del papel en el mundo de las manualidades es
inmensa, tantas como tipos de papel, texturas, gramajes, colores…

Hace poco compré un papel de hornear que me encantó por su color blanco
nacarado y su textura encerada. Enseguida pensé en utilizarlo para algún
DIY y lo primero que me vino a la cabeza fueron las maravillosas
creaciones de Marjorie Colas, evocadoras y llenas de encanto.
De entre ellas, siempre me fascinaron sus farolillos para velas
de té con luces led y me dispuse a hacerlas a mi manera con el
nuevo papel de hornear.
El papel viene en pliegos del tamaño del hueco de la bandeja de horno.
Lo doblé a lo largo y empecé a cortarlo en tiras de medio centímetro.
Podría hacerse con tijera pero sería un trabajo ímprobo y los cortes
no quedarían tan perfectos.

Yo utilicé una cizalla de rodillo que me traje hace tiempo del estudio
de mi padre y que es muy útil para manualidades con papel.

Señalicé con washi tape el tope del corte y fui haciendo tiras.

Señalicé a la mitad y dividí en dos la pieza.

Puse cinta adhesiva de doble cara en la base y uní los extremos.

Ya sólo quedaba peinar los farolillos y anudarles un cordón en
la parte superior.

La parte más difícil estaba hecha. Ahora sólo tenía que buscar las
velas de té electrónicas guardadas en algún recóndito lugar
de mi pequeña casa. Tan recóndito que no las encontré.

Lo que sí encontré fue una vela electrónica de formato clásico.
Tras rezar infructuosamente a San Cucufato y preguntarme de
qué sirve ser compulsivamente ordenada, me decidí a hacer
otro farolillo con la vela encontrada.
En este caso doblé el papel a lo ancho de manera que las tiras fueran
más largas y, en vez de anudar un cordón, puse tres.

Y con los tres farolillos (dos sin luces que tendréis que imaginar) monté
un pequeño y romántico rincón ideal para tomar una copita de
cava y festejar San Valentín que ya está a la vuelta de la esquina.

La tarjeta de felicitación es de el tarro de ideas:
divina, ¿verdad?

Lee el post original

DIY: de porta cds a marco de fotos

Primer DIY del año!
Hoy os cuento, cómo reutilicé un porta cds de Ikea que nunca cumplió su función, y que ha acabado siendo un marco para unas láminas 🙂

Se trata del descatalogado porta cds Lerberg
Para empezar, le quitamos los dos enganches
Nos hacemos con un cartón pluma en color negro, y lo cortamos a la medida
Lo colocamos en la parte de atrás y lo pegamos
Vale, ya tenemos listo el marco, ahora hay que seleccionar las láminas
Hace años, descubrimos en una librería de Bruselas a este ilustrador y nos llevamos un montón de postales con sus ilustraciones, podéis ver más de él aquí: Cromwell
Decididas! es hora de colocarlas sobre el cartón pluma, previamente habíamos marcado las distancias, así que tan sólo hubo que aplicar un poco de cinta adhesiva de doble cara y listo!!

Y poco a poco, el pasillo de La casa de mis sueños, va tomando forma…

Lee el post original

p>

Bandeja con cartulina kraft * DIY

Ya es viernes y compartimos un nuevo finde frugal de la mano de

Mi aportación para esta ocasión es un DIY facilísimo y a coste
cero porque usaremos materiales que tenemos en casa.
Improvisaremos una sencilla bandeja con cartulina, cinta adhesiva y tijeras.

Podemos usar cualquier cartulina que tenga un alto gramaje para
conseguir mayor consistencia. Yo he utilizado una tipo estraza o kraft.

Con cinta adhesiva tipo washi tape lograremos resultados lindos y divertidos,
pero para esta ocasión buscaba un efecto natural y opté por un fabric tape
de algodón blanco con los laterales rematados en zig-zag.

Se trata en realidad de esparadrapo que adquirí en Lidl: venían dos rollos,
éste estrecho y uno más ancho de unos cuatro centímetros.

Me parecieron ideales y los compré para manualidades pues se
puede estampar sobre ellos y les vi muchas posibilidades.

Los laterales en zig-zag de la cinta adhesiva me hicieron pensar en cortar
los lados de la cartulina con una tijera que consigue este acabado.
Cortamos un rectángulo de cartulina y plegamos los cuatro lados a
una distancia de unos tres centímetros del borde.

Después plegamos los cuatro vértices hacia el interior uniendo
los laterales tras haberlos elevado.

Hacemos un nuevo doblez a la mitad de de las “Vs” formadas.

Ponemos la cinta adhesiva por fuera y ya tenemos nuestra bandeja.
Ideal para servir canapés, aperitivos o chuches en una mesa para fiesta,
siendo una manualidad que podemos hacer con niños, implicándoles de
este modo en los preparativos de la celebración.

Muy fácil, ¿verdad?

Lee el post original

DIY. Bolsita porta-recordatorios

La mayoría de las niñas que comulgan quieren que les haga una bolsita para guardar sus recordatorios, así les resulta más cómodo repartirlos. Además luego les sirve para guardar cositas. Las hago a juego y con mucho mimo. Os voy a explicar cómo, por si os animáis a hacer vuestra propia bolsita.
Primero se eligen los colores principales de cartulina bastante gruesa para que aguante bien. El resto de materiales: Pegamento o cinta adhesiva doble cara y tijeras, opcional: rotuladores, algún troquel, cintas… Se mide lo que ocuparían los recordatorios aproximadamente, para que no sobre en exceso, ni nos quedemos cortos y no quepan… Se recortan dos rectángulos que serían los frentes (si son pocos recordatorios, un poco más largo y más alto, si son mucho se reparten en dos montones y sería un poco más ancho y el alto no variaría) Y otros dos, mucho más estrechos, para los laterales. No olvidar dejar un poco de margen para pegar las piezas entre si.
Antes de juntar las piezas se decoran los frentes, yo he recortado el borde superior con una tijera de ondas, he puesto una banda decorada y un remate con una etiqueta troquelada del pajarito. Y después se hacen las asas. Se pueden utilizar unas de cordón, de alguna otra bolsa que reutilicemos o hacerlas nosotras. En mi caso la he hecho con tiritas del papel de los recordatorios. He hecho unas trencitas y las he pegado en la parte interior de los frentes. Una vez decorados y pegados las asas, se pueden unir los laterales.
Para rematar le he hecho unos agujeritos y le he pasado una cinta para hacerle un lacito, a juego con los recordatorios (que no os enseño porque aún no ha sido la Comunión… ya los veréis más adelante)
Es un detalle muy delicado para las niñas y un complemento ideal y práctico ¿Te animas a hacer una bolsita?

Visita la entrada original AQUÍ