Entradas

DIY : Estampado veraniego

Hace mucho tiempo tenia apuntado este DIY como pendiente… pero ponerme a estampar sandias en invierno no venía mucho a cuento, no?  Ahora sí, ahora que el calor nos achicharra y aplatana ahora si tiene sentido…. No se vosotras pero yo por las tardes, después de una pequeña siesta me apetece hincar el diente a […]

Lee el post original

Camiseta flamingo (estampada a mano)

Hace semanas que en Instagram publiqué una foto de una camiseta con flamencos rosas que había comprado para Alicia y me lamentaba de que no existiera talla para mí…
Alguien (sí, tú, Paty 😉 me propuso que me hiciese un sello y me la estampase yo misma, y me comprometí a hacerlo en algún momento durante el verano.
Y lo hice 😉

Me doy cuenta de que no he hecho un tutorial en condiciones de cómo hacer las bases de madera, se me acumula la faena! Queda prometido, ok?

Aquí os dejo la plantilla para carvar el sello si os gusta, sale en dos tamaños, yo carvé el pequeño. Para descargar hacer clic en la imagen:

Un par de tips:

Carvar la parte del cuerpo por un lado y el pico por otro. Así estampar a dos colores resulta comodísimo 😉

Al pico no le hagáis base de madera, así será más fácil ubicarlo exactamente dónde queréis. Al cuerpo si no queréis tampoco es imprescindible, aunque estos sellos con partes finas quedan más consistentes si se adhieren a una base.

Después, para estampar la camiseta, muy parecido a la técnica que os enseñé en este post sobre cómo estampar una camiseta con una patata, pero con alguna peculiaridad:

1. Pegad por el interior una lámina adhesiva para fijar y estirar la tela y evitar que la tinta o pintura puedan traspasarla.

2. Pegad cualquier cosa que os sirva de referencia para estampar las cosas en el lugar que las queréis. Pueden ser unas tiras de celo o washi para enmarcar un único motivo o seguir un patrón en línea. En este caso yo medí dónde quería cada flamenco y marqué cada sitio con un trozo pequeñito de washi tape. Después estampaba siempre exactamente en el mismo sitio respecto a la marca. Si os fijáis los flamencos se alternan en posición y cada línea se superpone ligeramente con la superior y la inferior. Así queda más parecido a un patrón textil real. Si todas las líneas empiezan y terminan igual se ve raro…
3. Estampad primero todos los flamencos rosas y luego todos los picos. En este caso utilicé fucsia aclarado con blanco (ventajas de la pintura para tela respecto a la tinta en almohadilla) y negro humo.
4. Aplicad la pintura sobre el sello con brocha o pincel esponja y presionad sobre la tela unos segundos. Levantar hacia arriba y con cuidado. Seca rapidísimo, incluso sobre el sello, hay que trabajar rápido. Yo elegí aplicarla de manera irregular e incluso escasa en algunas partes del sello para darle un acabado “desgastado”. Al acabar hay que lavar enseguida el sello con agua y jabón.
5. Donde ya no quepa un flamenco entero poned un papel donde acaba la camiseta y estampadlo igual (fijaos en el cuello de la camiseta). Queda fenomenal. Yo me arrepiento de no haber estampado las mangas…

Y aquí la tenéis. La foto de la derecha es de mi Instagram y la otra la hice ya al volver de la playa; la camiseta ya estaba lavada 😉

Por cierto! Sé que muchos estáis esperando los post sobre la fiesta de Peppa Pig que estoy preparando… No os preocupéis, a partir de la semana que viene empezarán a salir, pero hasta que no pase el cumple no tendré todo el material necesario para algunos de ellos…

Mientras tanto os voy dejando miguitas en Instagram, ya sois casi dos mil seguidores! no puedo creerlo! Gracias, gracias, gracias! 🙂

Image Map

Lee el post original

Mini-totebag estampada con sello-piña

No sé qué pasa este verano que sólo veo piñas y flamencos rosas por todos lados 😉
Y claro, se me antojan cosas… como por ejemplo hacer un sello con forma de piña para estampar lo que sea… de momento una mini totebag que Alicia ya luce con gracia…

bolsa de tela estampada con sello handmade y pintura para tela


La plantilla os la dejé hace unos días en el muro de Facebook de EstampoShop, ahora sólo tenéis que pinchar en la imagen para poder descargarla en tamaño DINA4, viene con dos tamaños de piña, para este tutorial yo carvé la pequeña.

La técnica de carvado ya la paso por alto, porque la tenéis todita y gratis en mi Manual De Carvado de Sellos y Estampación 😉
Una vez hecho el sello, necesitamos lo siguientes materiales:
● una bolsa de tela más algo para interponer y que no traspase la pintura (yo suelo colocar una lámina adhesiva que además estira la tela)
pinturas para tela: en este caso Amarillo y Verde Hauser.
brochas esponja para aplicar la pintura sobre el sello. También puede hacerse con un pincel, aunque el efecto que le he dado en esta ocasión no saldrá.
Y ahora sí, el paso a paso:
1. Con la lámina adhesiva colocada en el interior de la bolsa, pegada a la cara que vamos a estampar, aplicamos unas gotas de de primera pintura, en este caso el verde al “cogollo” de la piña.
2. Primero arrastramos la brocha sobre el sello, para que cubra perfectamente toda su superficie.
3. A continuación aplicamos un poco más de pintura dando golpecitos, veremos que quedan burbujas de superficie.
4. Con cuidado, apoyamos el sello en la zona elegida y presionamos con firmeza para que transfiera la pintura al tejido.
5. Levantamos el sello, siempre hacia arriba. Veréis que se ha estampado con una ligera textura; si no la queréis saltaos el paso 3 y sed generosos con la pintura en el paso 2.
6. Corred a lavar el sello, la pintura se seca enseguida, nada que ver con la tinta…
Repetimos el mismo proceso con el cuerpo de la piña, procurando que ambas partes encajen lo mejor posible; para eso ayuda que al carvar hayamos recortado todo el margen del sello a ras.
Y ya tenemos nuestra piña con textura; ahora sólo hay que dejar secar 3 días antes de lavar, y la pintura ya será permanente. Y mientras tanto ya se puede usar!
¿Por qué prefiero la pintura a la tinta para estas cosas?
 
Porque la pintura se puede mezclar para conseguir infinitas tonalidades y porque es más cubriente (tanto como quieras).
Cuando el sello es pequeñito no me importa tanto, pero para sellos de este tamaño, la pintura me resulta más fácil de aplicar.
Por cierto! Hoy he enviado el correo a la ganadora del sorteo para suscriptores por mail 😉
Si no quieres perderte el siguiente, pincha en el sobre bajo mi firma o en el banner de la columna y cuando confirmes la suscripción añade la dirección a tus contactos mediante el archivo adjunto, que si no muchas veces va al spam y luego pasa lo que pasa… 😉

Lee el post original

Sellos veraniegos

Carvar sellos es una manualidad desestresante.

No es que yo esté estresada, pero me pongo a carvar y desconecto muchísimo.

Últimamente me ha dado por carvar. Compré en el chino gomas de borrar XL, que vienen genial para este tipo de sellos.

El primero que hice fue el del helado.
Cucurucho de barquillo, con una bola. Cambiando la bola de color, se pueden hacer diferentes sabores y combinaciones.


Después me pasé a la fruta.
Una piña. Muy fácil de hacer, pero bien mona para decorar cualquier sobre, papel, libreta, o tarjeta.



Y el último, fue esta mariquita, que cree expresamente para la tote bag de Eva (la ganadora del sorteo #3añoslcdbyn).

En este caso, aunque la carvé entera, después la dividí en dos partes: cuerpo y cabeza, para poder empapar bien las partes de tinta.
Para los puntos negros, usé la goma de un lápiz.





¿Con cuál os quedáis?




Lee el post original

Carvado de Sellos. Nivel 0.

Si no sabías lo que es realmente ser principiante en el carvado de sellos, con este post te quedará muy claro.
Y yo que pensaba que era algo mucho más fácil, pero nada que ver, requiere de técnica y práctica, o tal vez de más habilidad que la mía.
Si mi madre viviera más cerca, le preguntaría por aquella gubia que me compró en 6to año de primaria. Ella no tendría ni idea de dónde puede estar, pero yo me la imagino en un cajón de la casa que es como si no tuviera fondo, allí hay de todo.
Finalmente los materiales utilizados han sido los que tenía en mi casa, gomas de borrar, tintas para sellos y cúter.
Seguramente con una gubia hubiese sido más sencillo y el resultado mucho mejor.

Elegí un motivo muyy fácil para carvar. Casitas. Más sencillo, imposible.

Y luego comencé a sellar, diseñando pueblecitos.

Si bien no he quedado del todo conforme con el resultado, lo disfruté un montón y descubrí que el carvado de sellos tiene un punto de enganche.

De hecho me encantaría participar en un taller para aprender todo lo que me falta saber y darle revancha a este post animándome con otros diseños.

Como adicta a lo simple, debo reconocer que los cuadritos con las casitas han quedado muy monos y ya están expuestos en el Rincón Temático de mi casa.


¡Carvar sellos está muy bueno!
Yo ya me animé, ¿y tú?


Este post participa en el Desafío Love Craft de Septiembre.

Image and video hosting by TinyPic

Carvado de Sellos. Nivel 0.