Entradas

DIY: caja de tela con bolsillos interiores

Hacía mucho que no traía ningún DIY por aquí, y ya me lo habían “reclamado” por las redes sociales. Y como yo estoy aquí para atender vuestras peticiones, me puse hace unas tardes con algo que llevaba con ganas de hacer desde hace algunas semanas: una caja de tela con bolsillos interiores, también de tela.

  • ¿QUÉ NECESITAS?

Caja que vayas a customizar. En mi caso he utilizado una caja de tela con cuerpo de cartón, de estas que venden en los chinos y son super baratas 😛
Tela para los bolsillos. Yo he utilizado una loneta con motivos florales, ya que este tipo de tejido es más fuerte y sufrido.
Pistola de silicona caliente y las correspondientes barritas.
Cinta adhesiva para dobladillos (en el chino seguro que la hay).
– Tijeras, regla o cinta métrica, lápiz para marcar.

  • PASOS A SEGUIR

Para empezar, mediremos el interior de uno de los laterales de la caja. Al ancho le añadiremos unos 7-8 centímetros más, y al alto con unos 2-3 es suficiente. Esto lo hacemos para dejar un margen de un cm más o menos para hacer el dobladillo. En el ancho añadimos más para dar un poco de holgura al bolsillo, ya que si no, nos quedaría sin apenas espacio para meter cosas.

Una vez hecho esto, pegaremos la cinta adhesiva para dobladillos alrededor de todo el borde interior de la tela. Mi cinta era de 2 cm de ancho, pero como no necesitaba tanto, la corté por la mitad.

Quitamos el protector del adhesivo y doblamos hacia adentro cada borde, intentando que quede lo más recto posible y perfeccionando las esquinas.
Al finalizar, nos debe quedar así. Es la misma tela, pero con 1 cm menos por cada lado y sin hilos por los bordes.

Ejemplo de como debemos dejar las esquinas

El próximo paso es pasar esta tela a la caja, que la uniremos a ella con la silicona caliente. Pegamos primero la parte de abajo, doblando un poco las uniones, ya que la tela es algo más ancha que el lado de la caja. Procurad dejad bastante margen cuando midáis y cortéis la tela, yo me quedé algo corta por lo que mis bolsillos no tienen demasiada holgura.

Tan solo nos queda repetir los mismo pasos con cada lado de la caja en la que queramos ubicar los bolsillos.

Podemos hacer distintas combinaciones, creando varios bosillos en un mismo latelar, dejando algún lado sin bolsillos…
Esta última opción es la que yo he utilizado, ya que en el lado libre quiero hacer una funda para los ganchillos, tijera… y así tenerlos todos bien organizados y a mano.

De esta forma ya tengo todos mis accesorios para mi trabajo gancheril a mano, ordenados y sin perder nada de nada. ¿Has visto el chuli alfiletero que me hice con el tutorial de Pinafili?

Nos vemos mañana con un post que tenía muchas ganas de publicar, y la semana que viene… ¡sorpresas por el blog!

Un beso, Irene.

Lee el post original

BOLSO DE TELA CON BOQUILLA METALICA

Seguimos con nuevos tutoriales tras la resaca del #DIYHuntersDay. Prometo contaros el resumen de todo lo vivido en el día de ayer donde me estrené con el primer taller de costura para diseñar un kimono Lo pasamos muy bien y espero repetir pronto!!! De momento como os decía vamos a seguir creando en este caso os propongo diseñar un bolso de tela utilizando una boquilla metálica.


INGREDIENTES
50×25 cm tela (2 tipos para exterior e interior)
50×25 cm guata
Boquilla metálica
Hilo de costura y de bordar
Costurero básico: Alfileres, jaboncillo, metro y tijeras
Herramientas: maquina coser/remalladora y plancha

Comienza dibujando el patrón según el tamaño de la boquilla siguiendo su contorno. Hay todo tipo de boquillas y tamaños, en mi caso he elegido una con forma cuadrada y con agujeritos para poder coser a mano. Pero existen otras opciones para fijar con pegamento por ejemplo, las podéis encontrar en Almacenes Pontejos que además acaban de estrenar tienda online.


Pasamos el patrón a la tela duplicando el mismo según veis en la foto, además no olvides cortar la guata siguiendo el mismo patrón.

Cose a maquina la tela exterior con la guata y dobla por la mitad dejando visible la parte de guata para volver a coser los laterales.

En la parte inferior del bolso doblamos los extremos en sentido contrario dejando unos triángulos de 1 cm que cortaremos para así dar forma y consistencia a la base.

Sigue los mismos pasos con la tela interior pero esta vez sin guata. Tendrás dos piezas a modo de saquitos como veis en la imagen.

Introduce la tela interior en el saquito de la tela con guata.
Deja la parte superior sin coser y sujeta ambas telas con alfilere. Une muy bien ambas partes para que no queden arrugas antes de coser a máquina.

Deja una abertura de unos 5 cm que necesitaremos después para voltear la tela dejando las costuras en el interior para que no se vean.
Este paso parece complicado pero en realidad es muy sencillo, primero saca la tela exterior y a través de la abertura da la vuelta a la tela interior de esta forma.

Cierra la abertura cosiendo a mano y con la ayuda de la plancha marca bien los bordes para que sea más fácil poner la boquilla.


Ya casi lo tenemos solo nos falta coser la boquilla metálica con hilo de bordar.


Este es el resultado 🙂 Espero que os haya gustado y lo pongáis en práctica. Para cualquier duda o sugerencia deja tu comentario más abajo.

Y sígueme en Facebook, Twitter o Instagram para estar al tanto de próximas publicaciones.

Lee el post original

Agenda DIY con tela

¡MyHandMaters!
Os traigo una nueva manualidad muy sencilla y práctica: una agenda forrada en tela.
Sí, ya sé que tendría que haberla publicado a principios de año, pero hasta ahora no he tenido tiempo así que… ¡Sorry! Más vale tarde que nunca… 😉

Para hacerla sólo he necesitado:

  • Una agenda (o libreta)
  • Trozos de tela
  • Cinta de pasamanería
  • Pegamento
  • Tijeras
Primero, tendremos que decidir cómo queremos disponer las distintas telas que vamos a usar; es decir, pensar en el diseño que va a tener nuestra agenda (o libreta).
Mi diseño será, más o menos así:
Para empezar, pegaremos el trozo de tela que cubrirá la mitad de la portada y la mitad de la contraportada, recubriendo así el lomo de la agenda. Vamos a intentar ir tensando bien la tela conforme vayamos pegándola para evitar que nos queden pliegues y que no se tuerza. Cuando la tengamos bien pegada, cortaremos los bordes sobrantes (en diagonal) para poder doblarlos y pegarlos en el reverso de la portada para esconderlos, como si estuviéramos forrando con ironfix un libro de texto escolar (más abajo detallo cómo encajar los sobrantes en el reverso). Haremos lo mismo con la tela sobrante de la contraportada.
Nota: como véis, las telas se deshilachan. Como aquí no podemos hacerle el dobladillo a la tela, ya que nos cogería mucho volumen y no cerraría bien la libreta, vamos a quemar (con mucho cuidado) los bordes de las telas para evitar que se deshilachen.

Una vez pegada la primera tela, vamos a añadir la segunda de forma paralela. En este punto hemos de procurar que quede bien recta para que el efecto final sea mucho más bonito y cuidado:
Cuando ya tenemos bien pegadas las telas de la portada y las de la contraportada, ya podemos esconder los sobrantes de la tela en el reverso y así tensar las telas bien para que no queden flojas ni arrugadas. Tal y como os he dicho, se deben cortar las esquinas en diagonal.
Cogemos la tela sobrante de uno de los laterales, la encolamos, y la fijamos en el reverso de la contraportada. Haremos lo mismo con todos los laterales sobrantes. Así:
Ahora, ya podemos colocar el detallito de la cinta de pasamanería para darle el toque final a la manualidad. Como siempre, las telas y los materiales empleados podéis modificarlos y cambiarlos a vuestro gusto. O sea que, si en lugar de pasamanería, preferís otro tipo de tela, o un trozo de terciopelo, algún botón, etc., ya sabéis: ¡la imaginación es poder!
Para pegar la cinta, solamente he puesto un poco de cola sobre las telas de base y la he ido presionando poco a poco, con cuidado de no torcerme mucho y para que quede bien fijada a la base. Al final, he hecho como con los sobrantes de tela: pegarlos al reverso.

Finalmente, para que todo quede más pulido he pegado la primera y la última página de la agenda a los reversos de la portada y la contraportada respectivamente para encubrir los sobrantes que he ido pegando.
Y, ya está, ya tenemos forrada nuestra agenda del 2015 de forma bonita y original. Así, seguro que nadie os dirá “yo también tengo esta agenda”; ¡la mía no la tiene nadie!

¡Espero que os haya gustado mucho esta nueva manualidad DIY!
by MyHandMate
😉

Lee el post original

Letras de tela

letras de tela sin coser
Este es un post tutorial para hacer letras de tela, pero debería llamarlo “manualidad para torpes” ya que no he utilizado ni la máquina de coser, ni un dedal. Las letras están hechas sólo con pegamento de tela (junto con el washi tape, uno de mis mejores amigos).

letras con tela

Una de las cosas que más me gusta es reciclar trocitos de tela. Los retales siempre vienen bien para cualquier cosa y no sólo para manualidades. Para hacer estas letras de tela yo solo he pintado la letra sobre diferentes trozos de tela del revés y recortado por fuera del margen aproximadamente a 2-3 cm. Después de dar la vuelta a la tela (para dejarla al derecho) he puesto pegamento especial para tela (yo uso gütermann HT2, es buenísimo) sobre la línea dibujada (que ahora queda en el interior). Una vez seco las letras de tela se rellenan de algodón y se pegan igualmente los extremos.

tutorial-letras-de-tela-2

tutorial letras de tela

tutorial letras de tela 3

tutorial de letras de tela 7

Alguna letra está hecha en dos piezas (como la H que sería imposible darle la vuelta) y unida igualmente con pegamento. Para que no se note tanto esa unión pongo tela adhesiva de adorno. Y no me importa que no queden perfectas, eso me gusta.

letras de tela 8

letras de tela sin coser

La entrada Letras de tela aparece primero en Sra.Cricket.

Lee el post original

DIY – Tutorial como hacer un marcapaginas de tela

Con motivo del Día Internacional del Libro celebrado el pasado día 23 os propongo un regalo especial para los amantes de la lectura, y también para animar a los no tan aficionados a leer un poco más.

 

En algunos blogs he descubierto un marcapaginas en forma de esquina que me ha llamado la atención. Hay tutoriales de cómo hacerlos con papel, como el que nos enseña Estrellas con nueces, o ejemplos de fieltro de 1000Manualidades, incluso diseños de crochet pero no he encontrado ninguno con tela, así que he probado a diseñar el mío propio aprovechando retales que tengo por casa. Comenzamos por los materiales necesarios:

 

Ingredientes
Tela tipo patchwork
Tela tipo tarlatana
Cartulina
Hilo y aguja
Tijeras zig-zag
Plancha
 

 

 

Las telas que he utilizado son tipo patchwork, combinando dos estampados diferentes. Para dar forma resistente al marcapaginas he incluido una pieza de tarlatana que es un tejido rigido utilizado para dar cuerpo a faldas o vestidos, si has visto un cancán éste es el tejido.
Antes de cortar la tela prueba un prototipo con una cartulina para comprobar el tamaño deseado de tu diseño. Dóblalo como muestra la imagen y si te gusta entonces cortamos las tres piezas de tela utilizando la cartulina como patrón. Y no te olvides de utilizar tijeras de corté zigzag, ya sabes que soy muy fan de ellas

 

Una vez cortadas las tres piezas de tejido las unimos sujetándolas con alfileres. Y continuamos con el siguiente paso doblando una esquina hasta la mitad y volvemos a doblar de forma que nos quede un cuadrado. Ayúdate de una plancha para marcar bien los dobleces.



 

Para reforzar el marcapaginas cosemos por los laterales. En este caso al ser una costura pequeña lo he cosido a mano con un tipo de punto denominado “atrás” Este punto es perfecto para una costura fuerte y sencilla. Se realiza una pequeña puntada hacia abajo atravesando la tela y luego de nuevo hacia arriba. Dejamos un espacio entre las puntadas que llenaremos cosiendo de nuevo con la aguja llevada hacia atrás.

 

 

Et voila! Ya tenemos nuestro marcapaginas!
Puedes probar varios diseños para ver cual sienta mejor a tus libros 🙂 En los siguientes enlaces os recomiendo otros ejemplos que podéis combinar con los materiales que más os gusten: diseño de fieltro por Elenarte, con la técnica scrapbooking de elrincondebaqui, o combinando varios elementos como este de Ombu



 
Siguiendo estos pasos en unos pocos minutos podéis tener listo vuestro marcapáginas personalizado, el resto del tiempo solo tendréis que dedicaros a leer y leer.

 

 
Espero que os haya gustado! No olvidéis en dejar un comentario o incluso animaros a enseñar vuestros diseños en la página de Facebook



Lee el post original

Frutero DIY

Hace unas semanas Ce en su blog compartió la transformación que le hizo a una caja de fresas.
 
Me encantó la idea y el resultado. Así que cuando se acabaron las fresas y tuve tiempo, tuneé mi propia caja.
La convertí en frutero, ya que no tenía.
 
Ahora mi preciosa caja preside mi cocina con las frutas de esta temporada (las que me gustan, claro).
 
Aquí va el paso a paso y los materiales:
 
 
 
Lo primero que hice fue limpiar la caja.
Una vez limpia, la pinté entera de blanco. Dejé secar, y le di una segunda capa.
Mientras se secaba, con un cúter, recorté la plantilla con la palabra “fruta”.
También fui cortando los papelitos de colores, con los que cubriría la base de caja.
Una vez listo, y con la mezcla de cola y agua a partes iguales, fui pegando los papelitos.
Después dejé secar. (Le di también una capa de barniz de manualidades para proteger la base donde iría la fruta).
 
Una vez seca la caja, le di una capa de pintura rosa por las paredes exteriores. La capa no fue homogénea, ya que después de seca…
… lijé ésa parte, para que le diera un efecto desgastado.
Por último, coloqué la plantilla en el centro de una de las paredes y pinté las letras.
Otro turno de secado, y…
 
 
¡LISTO!
 
 
Me encanta el resultado. Estoy muy contenta con mi caja-frutero.
 
Gracias por la idea, Ce.
 
 
Cada vez que veo una de estas cajas en el cole,
pienso en darle otra oportunidad…
 
 
 
¿Qué usos le darías tú?
 
 
 
 

Frutero DIY