Entradas

Cómo hacer una bolsa multiusos vintage y reciclar calcetines

Hacer una bolsa de la compra, para llevar trastos, o simplemente por darse el gusto de coser y al mismo tiempo reciclar calcetines es una tarea de resultados excepcionales, increible pero cierto.

Esta bolsa está hecha casi de la forma más sencilla que existe,  y el método lo podéis aplicar a cualquier uso. En mi caso es multiusos porque se la he hecho expresamente al Sr. Pangala para  la compra o para que cargue su trasterío cuando vamos a algun sitio, y como él es alto y fornido la bolsa es grandota, a mi sólo se me separa un palmo del suelo, o menos. Además con esta creación he podido sacarme una espinita que tenía hace muuuuucho tiempo clavada, el reciclar calcetines. Y además empiezo con esto a cumplir mis propósitos del año nuevo. No le puedo pedir más a la vida.

Recordareis que casi terminando el año os contaba cómo decorar con pinturas aguadas otra, pequeñita, en pro de cumplir un reto que me había marcado. Además os decía que veríamos cómo hacerla de manera sencilla, así que vamos a ello.

sin-título-10

Vamos a necesitar:

  • Calcetines viejos que no quisiste tirar porque te parecían monísimos, pero que tenías dos años guardados ocupando espacio
  • Tela. La mía es muy grande, utilicé dos piezas de 65×47 cms. Un tamaño más razonable, al menos para mi estatura,  sería 50×47.Utiliza una tela de calidad, yo siempre lo recomiendo: el trabajo va a lucir mucho más, y ya que inviertes un tiempo, que sea para un buen resultado, el tiempo es oro darling. Para telas chunguillas ya está lo baratero
  • Dos tiras de cuero. Las mías son de 44 cms porque es de mano, para el hombro resultaría insuficiente
  • Un zapatero que te coloque las asas con remaches, o bien un kit de remachado casero que venden baratito en las mercerías. En su defecto las puedes coser, pero cuidadito si lausas para la compra y llevas mucho peso (yo soy más de carro, como las señoras de toda la vida)
  • Tijeras, alfileres, cinta métrica, hilos y máquina de coser
  • Aguja para la máquina especial para coser punto. Su aspecto es normal y corriente pero la punta, a ojos expertos, es diferente.

El método:

Lo primero es recortar los calcetines. Como las patatas en los calcetines se suelen hacer en el talón y en las puntas, y las gomas se desbocan, yo corté por debajo de la goma y por arriba del talón. Una vez obtenidas estas piezas corté a lo largo y así me salieron estos rectángulos. Aún me queda la otra casi mitad del calcetín.

sin-título-1

Hasta las hienas sufren cuando cortan calcetines bonitos que les han acompañado en viajes, alegrías, aventuras y alguna que otra desventura, pero hay que hacerlo, inevitable.

Uniremos todas las piezas seguiditas. Yo decidí dejar las costuras a la vista, lo ví mono. Y ¡¡ojo!!: la aguja que utilices debe ser especial para coser punto. Estas agujas tienen un imperceptible acabado de bola en la punta, especial para que no se enganche con el punto.

sin-título-4

Una vez que tuve la tira de retales, entre sollozos pero con ilusión, corté esta tira a lo ancho para sacar de una tira dos, es decir para que tuviera mayor longitud, y volví a empalmarlo

sin-título-5

Por otra parte tenemos las telas. Son simples rectángulos que remataremos por sus cuatro lados.

Una vez pulidos los cuatro lados, mediremos el ancho de la tela y cortaremos la serpentina  de calcetines en piezas de este ancho. A mi me salieron cinco.

Las colocaremos como más nos guste: en vertical, horizontal, diagonal…, yo puse tres en una de las caras de la futura bolsa, y dos en la otra, y las fijé con alfileres.

sin-título-6

Para coserlas empleé dos puntadas diferentes. Por un lado de zig-zag y por este que veis de pespunte.

Mi experiencia:

Primero cosí con zigzag una de las dos caras de la bolsa y las tiras se me arrugaron. No quedaba mal porque al fin y al cabo aquí no se busca un acabado perfecto en la decoración, el rollito este reciclado es muy tolerante.

En la otra cara utilicé pespunte, en este caso no hubo arrugas, pero para ello es necesario:

  • tensar un poquito las tiras, tensándolas no les damos la oportunidad de arrugarse. Sobrará un poco de tira que cortaremos
  • no coser demasiado rápido por la misma razón, las arrugas

sin-título-8

Ahora ya está colocada la decoración de calcetines reciclados, menudo estilazo y nivel; y vamos a coser la bolsa en si misma. Vas a ver cómo es realmente fácil

1. Pasa un pespunte de puntada cortita en los dos lados largos y en la base

2. Marca en las esquinas de la base dos cuadrados de 6×6 cms para que tenga mucha base, y los recortas

sin-título-11

3. Encara los lados de la L que se te ha formado del siguiente modo:

sin-título-12

Es mejor ver la foto que mi explicación. Básicamente consiste en abrir la tela y montarla como ves en esta imagen de abajo, juntando la parte cortada de la parte de delante, con la parte cortada de la parte de detrás. Si haces eso te quedará una cruz como se ve en la foto, ¿si?

sin-título-13

4. Lo cosemos y le pasamos un zig-zag. Yo usé la remalladora pero con una máquina de coser convencional te quedará estupendamente. Debemos rematar el principio y el final de la costura, y si va a soportar mucho peso no estaría de más coserlo dos veces.

sin-título-14

Si repetimos el proceso en ambos lados, al darle al vuelta tendrás esto, y la base estará terminada. A mi personalmente me sigue emocionando ver como una bolsa se va conformando, y mira que he hecho, pero me sigo emocionando. Sentimental que es una ♥

sin-título-16

5. Ahora a por el borde superior. Para ello volvemos a girar la bolsa, deberá estar del revés. Con la cinta métrica medimos 3.5 cms y los doblamos hacia dentro fijándolo con alfileres. Pon la cabeza de los alfileres por la cara del derecho de la bolsa (no como yo), o la bolsa te costará unos minutillos más.

sin-título-17

Y sobre el anterior doblez repite el proceso pero esta vez con 4 cms en lugar de 3.5 cms.

sin-título-19

6. Pasa un pespunte por todo el borde y empieza a emocionarte porque sólo te faltan las asas.

7. Para colocar las asas, mide y pon un alfiler desde el lado derecho hasta el punto de 13 cms, y lo mismo por el lado izquierdo. Coloca las asas en el interior de esas dos marcas.

8. Sitúa los extremos de las asas a unos 4 cms del borde de la bolsa y repite los pasos 7 y 8 para la otra cara de la bolsa. Para no complicarte puedes fijarlo con cinta adhesiva en una cara, y para repetir el proceso en la otra ya tienes la mitad del trabajo hecho, truquito.

* Si hubieras decidido otro ancho de bolsa, te diré que para mi gusto la distancia entre un extremo y otro del asa debe estar siempre entorno a los 14 cms.

sin-título-22

9. Decide si te vas a tu zapatero de confianza a que te lo remache, o bien te compras el kit de remachado. Mi zapatero es Banacloche, no lo cambio por otro, el mejor del mundo mundial. Y en cuanto al kit,  yo no lo uso porque tengo un sistema profesional, pero te recomiendo cualquiera de los de Waldes, también de toda la vida.

10. Remachado por tí  o por otro, tu bolsa ya está lista

sin-título-10

Ahora sólo queda disfrutarla. La mía a mi me encanta, y también al Sr Pángala, beneficiario de la bolsa y ser viviente ajeno a modas y al que acostumbré y endemonié en el conjuntar camisa-calcetines-calzado. A tí la tuya te va a fascinar porque es una chulada:


Con este tutorial te harás una bolsa resultona, fácil, original, medio rápida de hacer, y…
Click To Tweet


sin-título-12

Estas fueron mis otras opciones para reciclar los calcetines, y es que si llevaba tantísimo tiempo con los calcetines viejunos guardados es porque no se me ocurría una buena idea. A ver si te gustan para tí:

– Una bolsa llena de arroz para sujetar la tablet cuando leo en la cama acostada de lado.

No lo hice porque las bolas de los calcetines no las veía excesivamente glamourosas. Además durante el día el objeto creo que tampoco me hubiera gustado a la vista.

Un cojincito pequeño para rellenar el hueco del cuello en el sofá

No lo hice porque ya tengo dos así que son perfectos. Una vez seguí el tutorial de uno de pinterest precioso, pero lo llené tanto que me resultaba incómodo. Sin embargo a mi amiga Rosi le encanta, lo lleva en el coche y pelean ella y su hija por él. Otro día os lo comparto

– Una mantita para una muñeca

No la hice porque no tengo muñecas y aunque alguna niña amiga mía podría haber sido la homenajeada, tenía ansia por crear de manera inmediata. Esperar no era una opción

– Un traje para perro

No tengo perro y para perro ajeno hubiera necesitado tomar medidas. En ansia creativa me podía. Era ya, o nunca

– Un cojín normal

No lo hice porque los que tenemos ya me parecen viejunos, y los quiero cambiar…

– Un saco con forma piramidal o algo así, llena de material pesado para sujetar la puerta de casa cuando viene alguien, o para evitar portazos por corriente. Resulta que se me cierra si no pongo algo, y parece que tiro a la gente

No lo hice porque mi vecina y amiga Gabi  me regaló un mono muy simpático con ese mismo propósito, siempre se le cerraba la puerta, quedaba fatal

– Una bolsa más pequeña que esta pseudo patchwork, con las piezas de los calcetines antes de convertirse en tiras.

No lo hice porque empecé con esta idea y quedaba horroroso, así que me devané los sesos e hice probaturas hasta que el resultado me convenció

sin-título-15

Y por hoy ha sido todo. La bolsa ya está estrenada, y… si te ha gustado este tutorial prepárate para el del lunes que viene. No tiene nada que ver pero va a ser lo más de lo más, me tiene entusiasmada, y Mr Pángala dice que me van a llamar del Vogue (esto se llama amor)

sin-título-9

La entrada Cómo hacer una bolsa multiusos vintage y reciclar calcetines aparece primero en Mis Soluciones Pangala.

Lee el post original