Entradas

KLING, Follow your own star

Hace ya algún tiempo, recibí en Madrid la visita de mi hermana que venía a verme a comprarse un vestido para su graduación.
Después de dos días luchando contra dependientas pesadas, otras daltónicas y el dolor de pies, encontramos el vestido.
No fue tarea fácil, a parte de los inconvenientes ya mencionados, es difícil encontrar un vestido que cumpla todos los requisitos de la ocasión: se celebra por la tarde, por lo que tiene que ser un vestido corto, es en mayo, así que hay que hay buscar los tonos primaverales, no nos sirve un vestido negro, y es un acto formal pero no como para llevar un vestido de fiesta, no es una boda.
Al final encontramos el vestido en Kling.



Personalmente, es una marca que me encanta, la descubrí gracias a Patricia Conde en su época “Sé lo que hicisteis”.

Tiene un aire naif super dulce que me encanta.
Como era de esperar, mi hermana no fue la única que se compró ropa en Kling, yo me compré esta camisa.

El modelo original es como lo estáis viendo, abotonado en la parte delantera, pero tras llevármela a casa me di cuenta de que me gustaba al revés, sí, habéis leído bien, soy así de rara.
Así que la customicé un poco. Le quité la etiqueta de la espalda y rebajé un poco el cuello. Con una tela beige, la más parecida que tenía por casa y un poco de entretela, hice una vista para rematar el cuello.

Y este es el resultado final, así está más a mi gusto y es como me la estoy poniendo.

Para terminar os dejo con unas fotos de la graduación, no os voy a dejar con la intriga de saber cómo era el vestido.
Vestido – Kling
Chaqueta – Mango
Zapatos – Blanco
Clutch – Tienda local

Visita la entrada original AQUÍ