Entradas

Carvado de sellos: un bote lleno de trucos

Sé por mi Instagram que este sello os encanta 😉

Así que hoy os traigo su plantilla y algunas ideas para estamparlo, además de algunos consejos sobre cómo elegir en qué plancha carvar y si ponerle una base a vuestro sello o no.

Para empezar, aquí tenéis la plantilla, para descargar clic aquí.
Yo carvé dos sellos:
– Con goma azul (Artist carving Block), un sello en positivo de todo el contorno tal cual aparece en la plantilla. Ésta es la parte difícil. Y le hice una base de madera de balsa.
– Con goma blanca (Milán Print Block), un segundo sello, mucho más sencillo, que reproduce lo que sería el interior del bote. Una vez carvado el contorno, lo recorté a ras con cúter y no le hice base.
¿por qué uno con goma azul y otro con la blanca?
El sello del contorno del bote es de líneas muy finas, la goma blanca no aguantaría bien un carvado así, se resquebrajaría con facilidad.
En cambio el sello del “contenido” del bote es muy sencillo y se hace perfectamente con la goma blanca.
¿y por qué no los dos con goma azul?
Porque muchos pensamos que la goma blanca es la que mejor se impregna en tinta y la que la mejor transfiere al soporte, de cara a la estampación es más agradecida. Ésa es su virtud.
Así que siempre que para sellos sencillos y de uso esporádico, yo prefiero la goma blanca. Me gusta más la sensación al estampar.
¿por qué uno con base y otro sin ella?

Porque el sello del contorno lleva mucho negativo en la parte central (mucha parte vacía) y eso hace que la presionar durante la estampación, sea fácil que se combe por el interior y, si no hemos sido cuidadosos al entintar, pueda manchar el soporte donde no queremos.
Con una base, aunque presionemos con fuerza, el sello permanece plano y la estampación más fiel.
En cambio, y esto es muy importante, el sello del “contenido” tiene la dificultad de que debe ser ubicado exactamente donde queremos para que el efecto sea el que buscamos. Y cualquier base dificulta esa ubicación exacta.
Así podemos estampar de estas formas, combinando el contorno y el contenido:

El sello del contorno está en todos los casos estampado a dos colores, gris plata para la tapa y azul claro para el “cristal”.
A la izquierda: entintamos con efecto degradado, para dar volumen: sólo hay que ir impregnando el sello de una lado a otro, desplazando la almohadilla poco a poco e insistiendo más en uno de los laterales. Este efecto puede ser muy sutil o acentuarse mucho más.
En el centro: para estampar el bote medio lleno, colocamos un papel a mitad del sello al entintarlo, así una parte queda limpia.
A la derecha: para rizar el rizo: recortamos un papel con la forma del sello del “contenido” y lo colocamos sobre el sello al entintar, de esa forma queda impregnado con esa curvatura y al estampar dentro del bote queda aún más real 😉
Y para que veáis cuántas cosas pueden hacerse con este sello ( y muchas más seguro):
A la izquierda: para hacer la base de madera de balsa aún más bonita, carvé un pequeño círculo y lo estampé en colores dentro del bote, superponiendo unos con otros.
En el centro: en esta etiqueta de madera usé la goma de un lápiz con borrador (no encontraba mi circulito, es tan pequeño…). Después, con sellos acrílicos y tinta versafine (especial para reproducir con nitidez las líneas más finas), una sencilla palabra lo dice todo 😉
A la derecha: También podéis estampar dentro cualquier otra cosa que quepa, una inicial, un corazón… luego recortáis, agujerito y cordel… ¿se puede ser más cuqui???
En fin, ideas os he dado un montón eeeh?¿cuál os gusta más?

Lee el post original