Entradas

Dos ideas para hacer pulseras de gomitas

Este post lleva en borradores todo el verano. Se me había olvidado que estaba ahí, y ha sido toda una alegría recuperarlo, porque estos días con el comienzo del cole no he tenido tiempo de hacer las fotos de las entradas de la semana y no tenía nada preparado para hoy. Pero como dice mi madre, el que guarda, halla y aquí os traigo estas dos ideas para haceros unas pulseras de gomitas (las famosas rainbow loom) con un toque diferente:

pulseras de gomitas rainbow loom

Para haceros unas pulseras similares necesitaréis:
– Gomitas de colores.
– Bolas o cuentas del color que más os guste.
Charms metálicos.
– Lazo fino.

Yo aprendí a hacerlas gracias a Pat y su estupendo paso a paso. Ambas pulseras están hechas de igual modo, con la única diferencia que una de ellas lleva bolas intercaladas. Había visto pulseras con bolas, pero no tenia muy claro como se hacían, pero gracias a El blog de bombones conseguí hacerme con una (y de aquí también saque la idea de cerrar las pulseras con un lazo, porque los cierres de plástico típicos no me gustan nada).

Para darle un toque diferente a la pulsera lisa le puse unos charms o colgantes pequeñitos que me regaló Sara y que quedan genial. Los puse en la primera goma, al comenzar la pulsera, y así no corren peligro de perderse. Como veis son dos ideas sencillas pero que quedan muy bien y le dan un aire diferente a las típicas pulseras infantiles. Yo las he llevado todo el verano y han tenido mucho éxito, todo el mundo me preguntaba como las había hecho (sobre todo la de bolitas).

Y [email protected], ¿habéis llevado pulseras de gomitas este verano? ¿Han hecho muchas vuestros peques? Seguro que sí, porque han sido un auténtico fenómeno sobre todo para los niños. 🙂
Besos,

Pd: nos vemos el sábado con un nuevo post para la iniciativa 12.13.14.
Pd2: si queréis ver otro modelo de pulsera handmade, podéis echar un vistazo a ésta de bolitas de madera.
Lee el post original

Sant Jordi 2014

Vuelta de vacaciones pascueras, y fecha señalada.


Si hay una tradición chula, es la de Sant Jordi (en Cataluña).

Aunque eso de que sólo sea libro para el chico, y rosa para la chica… Prefiero rosa y libro para ambos.

Aunque también se convierta en comercial, se fomenta la cultura.

Ahora con los libros electrónicos, no compramos libros en papel. El día de hoy, es una buena excusa para hacerlo.
¿Conocéis la leyenda de Sant Jordi? Podéis leerla aquí.
Aquí tengo mi rosa: el tallo es un lápiz con washi tape verde; y la rosa en sí, está hecha con una cadeneta de trapillo, enroscada, a la que le dí unos cuantos puntos con aguja e hilo.
Ambas partes las pegué con silicona caliente.

Ahora sólo me falta el libro.




Y sólo me queda desearte que pases un buen día, si lo vas a celebrar.

Sino, recuerda que también es el día del libro.

¡A leer!



Vuelvo el lunes y espero poder contaros todo lo que vea en el Handmade festival.





Sant Jordi 2014

Diy: Headpiece

¡Buenos días!

El toque especial de mi look de Nochevieja tenía que ser diy 😉

Me he hecho un headpiece que tanto se han visto este verano para completar el conjunto de fiesta y aquí está el resultado:


¿Os gusta? Pues aquí va cómo lo hice yo para la que se anime a probar 😉

Yo utilicé dos tipos de cadenas. Una cadenada dorada de eslabones grandes y pequeños y otra cadena dorada con perlas que me pareció muy festiva. Ambas las podéis encontrar en la mercería online de Cobián.

De la cadena de perlas sólo necesité medio metro y de la otra 3 metros y medio.
Primero separé con ayuda de una tenaza de bisutería dos tramos de la cadena de eslabones un poco más largas que la de perlas. Una un centímetro más y la otra dos más.

Las uní todas por el mismo punto que será el centro de la frente.


Dividí el resto de la cadena en cinco partes iguales. Y cada parte a su vez en tres partes de medidas distintas para crear las “cascadas” de cadenas a los laterales.

Para colocarlas simétricamente coloqué las cadenas como en la foto y fui uniendo las cadenas laterales a la más larga de las arriba. Todas las “cascadas” van unidas a la misma cadena para que no se líen entre ellas cuando nos lo coloquemos.


Primero puse dos en los laterales y la de detrás. Después, cruzadas sobre ellas las otras dos. Conviene hacerlo con cuidados para que no se líen las cadenas y acabemos uniendo o desuniendo lo que no queremos.


¿Qué os parece el resultado?
Además, después de Nochevieja le pondré un cierre y se convertirá en un collar 😉
Lo que aparece detrás es lo que me he hecho para llevar en la despedida de Año. Mañana espero que me de tiempo a enseñároslo y aprovechar a desearos una feliz entrada y salida de Año 🙂


¡Besos! 🙂

Diy: Headpiece

Mi primera labor a punto: Cuello a Trapillo

Hola de nuevo!!!
¿Qué tal el lunes? ¿Vaya tiempo verdad? Yo lo miro por el lado positivo, voy a poder estrenar mi cuello hecho a punto con trapillo antes del invierno que viene!! Facilísimo!


Hoy te cuento que en semana santa “aprendí” en un par de horas a tejer a punto. Maria José me enseñó los puntos básicos, a partir de ahí sabrás seguir perfectamente los tutoriales de Youtube.

Si no tienes una Maria José en tu vida o quieres avanzar por tu cuenta y aprender cosas nuevas, no panic, te recomiendo que consultes los tutoriales de Knitting Point y de We Are Knitters . Ambas se lo curran muchísimo y lo explican todo muy bien y muy despacito. Además de los tutoriales gratuitos, venden kits preparados para tejer una labor en concreto clasificados por niveles. El kit incluye todo lo necesario: lana, aguja y guía tutorial. Y por supuesto venden todo esto por separado, con lanas de gran calidad que cuidan el proceso natural y con los colores de moda.

Yo por el momento, al tratarse de mi primera labor lo hice todo a ojo. Os tengo que confesar que no pensaba realizar una labor en concreto, simplemente practicar, ya que de aquí al invierno que viene se me iba a olvidar. Vi un ovillo de trapillo del cuál me enamoré a primera vista debido a su color y me lancé, no me podía esperar.
Para realizar el cuello que yo he hecho debes de saber los siguientes conceptos básicos (todos ellos explicados estupendamente en las páginas que os he recomendado):
1. Montar puntos.
2. Tejer del derecho o punto bobo.
3. Saber hacer punto orillo.
4. Saber hacer ojales, esto parece dificilísimo al leerlo pero prometo que está chupado.
5. Cerrar.
6. Rematar hebras.
7. Coser botones, esto mejor o peor ya lo sabes hacer, a si que lánzate!

En mi caso he montado 12 puntos, pero va a depender de la lana que utilices, con trapillo va de sobra. Para ajustarlo a tu gusto, el número de puntos que montas se corresponde con la altura del cuello. Luego es ir tejiendo a punto derecho hasta que llegues más o menos al largo del cuello que desees. En ese momento haces la fila correspondiente a los ojales y sigues unas lineas más a punto derecho. Cierras y rematas las hebras. Finalmente coses los botones, yo he utilizado un par de botones XL que tenía de algún abrigo o chaqueta antigua.

Y ya lo tienes!
La experiencia me ha gustado, la verdad que si que relaja bastante. Espero seguir con esta afición, además el tiempo sigue invitando a hacer punto, ¿no te parece?

Un abrazo gordo y gracias por leerme. Recuerda que si has disfrutado con esta entrada puedes compartirla en tus redes sociales y que los tuyos también la disfruten 🙂
Sígueme en Facebook y Twitter para estar al día con las cosas que voy haciendo.

Visita la entrada original AQUÍ