DSC_0240

Renovar un dormitorio juvenil con pintura.

Los cambios en la decoración de una estancia suelen hacerse por varios motivos; quizás tu decoración tenga ya unos cuantos años y te apetezca actualizarla, te has cansado de ver siempre los mismos muebles y colores, necesitas esa estancia con un nuevo uso o quizás tus hijos se han hecho adultos y no quieren una decoración infantil. Sea cual sea el motivo por el que has decido cambiar, siempre nos hace ilusión sumergirnos en un proyecto decorativo.
En este proyecto concreto se ha cambiado el aspecto de un dormitorio juvenil, utilizando pintura en paredes y muebles para darle un aire diferente acorde con la personalidad del joven que lo utiliza. 

Este proyecto ha sido posible gracias al  Grupo Pyma  que me ha apoyado en todo momento y ha aportado todo el material necesario para llevarlo a cabo y que junto con Pinturas Sanguino ofrecen siempre sus mejores productos y asesoramiento. 
  
En este proyecto hemos utilizado pintura BRICOLAR PYMA para  paredes en dos tonos, color verde y ocre. Hemos elegido estas pinturas porque son de secado muy rápido, prácticamente no huelen, son ecológicas,  al agua y con una  amplia gama de colores,  características importantes a tener en cuenta pues  facilitan mucho el trabajo y dan un óptimo resultado. 

Para proteger  suelo y  rodapiés hemos utilizado el papel de doble encintado de NERPEL que gracias a su doble cinta autoadhesiva no se mueve nada y una vez terminado el trabajo se recoge fácilmente.
Algo a tener en cuenta a la hora de pintar, es utilizar un buen material, pues de ello dependerá el resultado obtenido. Las  brochas y rodillos que he utilizado son ROLUX,  son antigoteo y además, nos  permite ahorrar en  pintura.

El dormitorio estaba todo pintado en color ocre, los muebles que lo componían eran un somier, una librería con encimera y cajoneras para estudiar, un módulo de un mueble de salón que se utilizaba como mesilla y una balda con escuadras de madera,  todo reciclado de otras estancias. 

Los colores de la pintura que podíamos utilizar estaban muy limitados, pues el color blanco estaba prohibido y  además, deberían coordinar con los textiles que ya tenía la habitación. 
  
Para darle un toque más juvenil se pintó en dos colores, ocre y verde y jugamos con las formas geométricas en varias paredes.

              

Para los muebles utilizamos el color verde salvia de la pintura Chalky Finish de Xylazel y para proteger la nueva Laca de acabado especial para Chalky de Xylazel, que deja un tacto muy suave y nos ofrece una mayor protección que la cera, en muebles que tendrán  un uso más frecuente. 
Como este mueble era de un módulo de salón, además de la pintura le hemos añadido un papel en los mismos tonos con un efecto marmolado en los frontales de los cajones, para darle un aire más actual.

Se ha enmarcado el papel con pintura de color blanco y se han mantenido los tiradores pintando la zona dorada del mismo  color que el mueble.
 
 
Para conseguir una continuidad con la estantería y escritorio, se han pintado en el mismo verde y también le hemos puesto el mismo papel a dos de los cajones. Se ha alternado el color verde en algunas baldas y lado exterior con el color original de  la librería para no cargar demasiado de verde.
Al joven de este dormitorio le apasiona todo lo relacionado con el campo y la  naturaleza,  su pasión le  ha llevado a cursar estudios relacionados con el medio natural y además su trabajo actual se desarrolla en ese ámbito.  Por este motivo el color verde y la madera  son dos  elementos que queríamos que estuviesen presenten en su dormitorio.  
El elemento principal en este cambio es la madera de palet que además de ser un elemento muy decorativo, nos sirve como nexo de unión entre los distintos muebles y espacios del dormitorio. Anteriormente ya estaba representada en el cabecero, podéis ver como lo hicimos aquí,  pero además, es un elemento clave para entender este cambio.

 

  

Utilizando diversas tablas de palet a las  que les hemos aplicado lasur color castaño, se les ha dado diversos usos decorativos. También hemos aprovechado el lasur para pintar en el mismo tono, las escuadras de madera que sujetan la balda encima de la cama.

Se han utilizado para añadir una especie de encimera al mueble utilizado como mesilla en el mismo tono que el cabecero de la cama.  

 

Anteriormente también utilizamos palet para hacer un perchero (aquí) y aprovechamos para colocar  una tabla que pintamos en los mismos tonos que el perchero  con un mensaje. 

Y para terminar, hemos creado un clipboard donde colocar sus hojas de ruta, su brújula y algunas fotos. Lo hemos colocado en la pared al lado de su mesa de estudio. 

 

Y este es un recorrido por el dormitorio después del cambio, espero que os guste la pequeña transformación.

 

 

Muchas gracias por tu visita

  Sígueme también en:    Pinterest  Facebook   Twitter   Instagram

Lee el post original

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *