marco-espejo-reciclado-diy-chalk-paint-01

Recicla un viejo y aburrido espejo con chalk paint

Este año me está costando ponerme navideña. Estoy tan entretenida con la reforma de la habitación de la #laniña que no me acuerdo ni del día en que vivo. Con decirte el susto que me llevé cuando ví en el calendario que la semana próxima es el puente-no-puente de la Constitución.
Pero como también creo que no viene mal un DIY que se salga de la temática, para tomar fuerzas antes enfrentarse a la que se nos viene encima, aquí tienes la transformación de un espejo con el marco de madera más soso y más aburrido de toda la blogosfera, sólo con unas cuantas capas de chalk paint:
marco-espejo-reciclado-chalk-paint
Como ya te contaba cuando te enseñé la estantería de Ikea con chalk paint y papel pintado (aquí), estoy renovando la habitación de #laniña con muebles reciclados. Quiero demostrar que es posible hacerlo con gusto y a la vez de una forma barata y sostenible.
Ahora le ha tocado el turno a este espejo que de puro aburrido y triste acabó en la basura porque su anterior dueña cada vez que se miraba en él, acababa con diez años más encima, le salía un mechón nuevo de canas en el pelo y la espalda se le encorvaba un par de centímetros:
marco-espejo-reciclado-chalk-paint-inicial
Lo encontró el #esposo una noche que salió a dejar la basura. Lo vio en tan buen estado, sin un solo golpe, ni un rayazo y con la luna perfecta, que no resistió la tentación de subirlo a casa y ver qué hacía con él Pica Pecosa:
marco-espejo-reciclado-chalk-paint
Nada más verlo tuve claro dónde lo colocaría. #laniña es muy bailona (en eso ha salido a su padre) y le gusta inventarse coreografías mirándose en el espejo del armario de nuestra habitación. El problema es que es estrecho y no hay suficiente espacio para tanto arte, y la mayoría de las veces acababa estrellada contra la pared.
Lo primero que hice fue limpiarlo bien con amoníaco. Luego le dí una mano de imprimación porque tenía una capa de brillo que no sabía cómo se la jugaría a la chalk paint, así que preferí trabajar un poco más y a cambio ir sobre seguro.
Una cosa que nunca me había pasado hasta ese momento fue tener dudas con el color. Nada más ver una pieza ya sé de qué color la pintaré, pero en esta ocasión se me resistía.
Empecé con una mano de Azul Cadaqués, pero no me convenció. La cubrí con el Gris Francés que lleva ahora (es un gris clarito, aunque en las fotos se ve azulado) y que pega más con los colores de la habitación, pero seguía soso:

marco-espejo-reciclado-chalk-paint
Estaba bonito, pero le faltaba chispa. Y tampoco podía meterle caña con un mostaza o un azul profundo, que era lo que me pedía el cuerpo, porque entonces desentonaría con el resto de la decoración.
Al final probé a pintar una línea con Massai, que es un marrón clarito rosáceo, pero al ir sobre el gris quedó de un rosa anaranjado suave muy favorecedor (aunque en la foto se ve más rosa de lo que es en realidad): 

marco-espejo-reciclado-chalk-paint-detalle

marco-espejo-reciclado-chalk-paint-detalle
En el último momento decidí lijar la moldura de fuera para sacar un poco del azul que le había dado en la primera mano, y me gustó el resultado porque se ve, pero no destaca excesivamente:

marco-espejo-reciclado-chalk-paint-detalle
Ha sido un trabajo muy sencillo, pero el resultado es espectacular. Ahora te miras en él y te sientes veinte años más joven y esto va en serio, creo que es de esos que hace el efecto de verte más delgada, yo me miro y no reconozco esas piernas.
 
¿Qué te parece este reciclaje? ¿Crees que ha salido ganando con la pintura?
La que está encantada con él es #laniña porque por fin tiene un espejo para ella sola, y encima con suficiente espacio para montar hasta un Lago de los Cisnes en versión extendida.
Yo tengo que decir que lo más difícil para mí fue sacar las fotos sin que se me viese. No te imaginas las posturitas que tuve que poner, parecía una espía sacando sólo un brazo con la cámara de una esquina, o rodando por el suelo.
Y eso que ya tenía práctica del espejo que hice con un cajón de una mesita reciclado (aquí), pero este creo que me costó más.
¡Pasa un feliz día y un buen fin de semana!

Lee el post original

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *