mi árbol de Navidad

Hoy os enseño el árbol de Navidad que he montado este año en casa. He tardado en publicar este post porque normalmente aprovecho el puente de diciembre para ponernos manos a la obra, pero como nos fuimos de viaje no pude hacerlo y me ha costado sacar el tiempo. ¡Pero ya está aquí!

Desde que Trasto está en casa, he optado por árboles verticales para evitar que lo destroce todo (podéis verlos aquí y aquí). Sin embargo, este año me he atrevido con uno más “normal” (aunque no es el clásico abeto). Por ahora no le está haciendo mucho caso y espero que sobreviva toda la Navidad.

Este año, como digo, he optado por el formato clásico del abeto, pero sin árbol. Lo he hecho ¡con una escalera! Entiendo que este post no va a servir como tutorial a mucha gente, porque no todo el mundo tiene una escalera que le sobre… ¡Pero aun así espero que os guste verlo!

Tenía esta escalera desde hace ya unos cuantos años (la podéis ver aquí). Tenía un tono rosita, y en esta casa la tengo puesta en el pasillo, cuyas paredes son de un crema horrible (algún día las pintaré, pero mientras…), y pasaba totalmente desapercibida. Ya tenía en mente pintarla de negro, pero cuando se me ocurrió usarla como árbol, ¡no necesité más excusas!

Después de pintarla de nuevo, compré las luces, que han sido lo único en lo que he gastado dinero esta Navidad. Quería que fueran de tipo alambre, y vi estas de Amazon que me gustaron mucho. ¡Estoy muy contenta con la compra!

Saqué la “caja de la Navidad”, vi todos los adornos que tenía de otros años, y vi que no eran muchos. Así que me dispuse a hacer unos cuantos más con pasta de modelar. Algunos los rematé con un sello de lacre, como enseñé en Instagram. Y ya solo quedaba colocar una cuerda negra enredada a lo largo de toda la escalera e ir colocando los adornos. ¡Cuantos más, mejor!

La escalera ahí sola me parecía un poco sosa, así que hice unas cuantas estrellas con cartulina negra, siguiendo este tutorial de A Pair & a Spare. Me costó colocarlas en la pared porque no conseguía pegarlas, pero finalmente opté por pequeños alfileres ¡y listo!

Rematé el rincón con un Pascuero y un Ficus (he decidido que tiene también un toque navideño), y ¡ya está! La verdad es que me encanta cómo ha quedado el resultado. Es diferente pero muy navideño y bonito.

A ti, ¿qué te parece mi árbol de este año?

HANDBOX



Lee el post original

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *