Macetero DIY: Fácil y bonito

Buenos días! Hace unas semanas descubrí la porcelana fría, y desde entonces no he podido parar de hacer cosas con ella. Lo cierto es que le encuentro utilidad para todo (os recuerdo los posavasos DIY marmolados y la lámpara de bolas,  por si se os han pasado los post) y además, su precio asequible la hace perfecta para probar cosas sin que resulte una ruina. Vamos, que es perfecta para las manualidades en casa:)
Hoy comparto estos maceteros DIY colgantes. La verdad es que podían tener otro acabado (yo les di pintura blanca, y un toque en cobre que está tan en tendencia) aunque me gusta muchísimo el resultado. Además, tenía pendiente colgar un reloj que había comprado en Tiger (7€, pero no me hagáis mucho caso) con acabado cobre, y no le encontraba hueco en casa (de esas compras impulsivas que luego no sabes donde poner). 
Resumiento, que me lío… He visto en varias partes los maceteros colgantes y me apetecía probar con la porcelana fría a ver qué resultado daba. Me ha gustado mucho cómo han quedado y el MIX blanco-cobre queda fenomenal, aunque como os decía, la verdad es que seguro que con otras combinaciones de colores seguro que también quedan bien chulos (por ejemplo de cara al verano, un amarillo, o un naranja chillón también pueden quedar geniales).
Buen miércoles… Y espero que lo hagáis!
Coralia.

Los pasos para este DIY son muy sencillos. Yo os recomendaría pensar muy bien antes de empezar y abrir el paquete cuál será la forma que tendrá vuestro macetero. Es importante tener a mano tanto los materiales, como la idea, ya que la porcelana fría se seca al aire y contamos con tiempo “limitado” para terminar nuestro trabajo.
Tranquilos, que es suficiente para hacer los maceteros, pero sí os digo que el material va poniéndose duro y le salen grietas. Un buen truco, es mojar la pasta con el dedo donde veamos que no se está secando para tener un margen mayor… Dicho ésto, manos a la obra 🙂

NECESITAMOS

PASTA DE MODELAR/ UTENSILIOS PARA CORTAR/ RODILLO/
“MOLDES” (EN MI CASO SON DE PASTELERÍA)/
UNA TIRA DE ENCAJE/ UN PALITO (PARA HACER LOS AGUJEROS)

···
Lo primero que vamos a hacer es una bola. Moldeamos bien la pasta con las manos hasta que esté blandita, hacemos una bola,
y la estiramos con el rodillo.

Cortamos luego con nuestro molde (en mi caso son los metálicos de emplatar comida. Los encuentras en cualquier chino).

Ya tenemos la base y ahora vamos a por el lateral del macetero.
Teniendo en cuenta la medida de la base, estiramos otro trozo de pasta con el rodillo. Cortamos hasta que tengamos un rectángulo bien definido.
(el grosor y la forma es a gusto, yo os explico cómo lo hice en este caso).

La porcelana fría es un material que no tiene consistencia, es blandito, así que debemos “forrar” el molde con plástico (si no lo hacemos luego será imposible quitar la maceta sin romperlo todo!) y cubrimos con la pasta.

Con el dedo vamos uniendo la base y el lateral.
Con paciencia y sin que nos queden grietas.

Toca marcar el encaje, cosa tan sencilla con marcarlo apretando.
Por último, agujeros donde queramos colgarlo y ya estará casi terminado.

Dejamos secar (por lo menos un par de días) y vamos al último paso.
La verdad es que se me olvidó sacar fotos, pero es muy sencillo.
Yo pinté primero con chalck paint de blanco, dejé secar un par de horas, y le di una segunda capa de barniz alto brillo, para intentar aproximar el acabado a la cerámica 🙂
Por dentro unos toques en cobre, y listo!

···

················· 
Fotografía PetiteCandela

Lee el post original

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *