17416547442_4562c2a495_z

Las propiedades de la cúrcuma (y un par de recetas)

Todas las propiedades de la cúrcuma y un par de recetas para beneficiarte de ellas

He mencionado en otras ocasiones mi gran afición por las especias. Las uso constantemente en la cocina, donde todo lleva alguna especia siempre, siempre. Pero también las uso en cosmética natural ahora que estoy descubriendo recetas útiles y hechas en casa. Para mí, las especias son las que dan alegría a los alimentos, haciendo que tengan un sabor mucho más especial. Además, casi todas las especias tienen un montón de propiedades beneficiosas para nuestro cuerpo, por eso cuando escuché hablar de la cúrcuma y todos los usos que le podemos dar, aluciné.

La cúrcuma es una planta herbácea, al estilo del jengibre. Se utiliza en polvo o directamente cortada en trozos (en ese caso es mucho más concentrada, pero la versión en polvo es igual de eficaz y más versátil). Es la responsable de dar color al curry y a la mostaza, y también se puede usar para teñir lana, algodón, cuero…

Pero la cúrcuma tiene propiedades increíbles para el organismo: es antioxidante, reduce la inflamación, alivia el dolor de articulaciones, disminuye las rojeces de la piel y puede curar heridas pequeñas y cicatrices. Además, mejora el sistema inmune de nuestro cuerpo y ayuda a prevenir algunos tipos de cáncer. Incluso hay varios estudios que demuestran que los pacientes con Alzheimer mejoran sensiblemente su memoria cuando consumen cúrcuma. A nivel interno, la cúrcuma hace más líquida la sangre y limpia el hígado.

Por todo esto y más, la cúrcuma se ha hecho famosa recientemente. Por supuesto, no significa que tengamos que tomar cúrcuma sin parar y a todas horas (al final del post tienes información sobre las contraindicaciones), pero sí podemos añadir un poco de esta especia a nuestros platos para beneficiarnos de esas propiedades sin darnos cuenta.

Yo la uso principalmente en tés, en platos y en cosmética. Si bien es cierto que sirve para todo lo que he mencionado arriba, la cúrcuma se llega a absorber muy poco en nuestro organismo, así que si la consumes como alimento, es necesario aumentar su biodisponibilidad al máximo posible para que así se absorba mejor. ¿Cómo? Mezclándola con té verde, con aceite de coco o de oliva y con su mejor amiga, la pimienta negra.

Si quieres incorporar este alimento a tu dieta (y a tu vida), aquí te dejo tres formas de hacerlo, fáciles y con ingredientes simples, como a mí me gusta 😉

3 formas fáciles de utilizar la cúrcuma

MASCARILLA FACIAL EXFOLIANTE ANTIOXIDANTE

¡Esta mascarilla va genial! Sirve para reducir las rojeces y las marcas de acné, el eczema, etc. Es antibacteriana, hidratante y exfoliante, además, reduce las líneas de expresión y las arrugas. Se puede usar varias veces por semana si es necesario, aunque yo como soy un poco despiste para esto, la uso como máximo una vez (porque se me suele olvidar y la combino con la mascarilla de arcilla verde).

Mezclamos:

– 1 parte de de leche (o de yogur si nos gusta más la textura, yo la hago con yogur).
– 1 parte de miel.
– 1 parte de cúrcuma en polvo.

Aplicamos la mezcla sobre el rosto limpio y la dejamos actuar hasta que seque, más o menos unos 20 minutos. Después la retiramos con agua fría. Es importante mezclar los ingredientes formando una pasta que pueda mantenerse sobre el rostro, que no resbale.

TÉ ANTIINFLAMATORIO

En casi todos los tés que tomo sueño añadir una pizca de jengibre (que en esta época viene muy bien para prevenir los resfriados) y a veces de cúrcuma, pero este es un té de cúrcuma algo más especial.

En un cazo ponemos a hervir una taza de agua y cuando esté bien caliente (el agua para el té verde nunca debe hervir) añadimos 1 cucharadita de té verde. Retiramos del fuego, dejamos reposar y quitamos las hojas. Después añadimos 1 cucharadita de aceite de coco, media de cúrcuma en polvo, media de jengibre y miel al gusto (la miel se puede sustituir por otro endulzante, aunque la miel tiene propiedades antibacterianas).

Sé que suena rarísimo lo de añadir el aceite de coco al té, pero investigad un poco y veréis que se recomienda incluso añadir una cucharadita de este aceite… ¡al café de la mañana!

AGUA CON LIMÓN

Otra de las cosas de las que os he hablado anteriormente en el blog, es del agua tibia con zumo de limón tomada en ayunas. ¿Funciona? No sé hasta qué punto puedo decir que sea tan buena como nos la quieren vender, pero lo cierto es que sí te sientes mejor cuando la tomas. Por supuesto, no es mágica, como todo en esta vida.

Si eres de las que toma su vaso de agua con el zumo de medio limón por las mañanas, añádele media cucharadita de cúrcuma y un poquito de canela. Y recuerda, el agua debe ser tibia.

Todos los alimentos, por muy llenos de propiedades beneficiosas que estén, pueden tener también contraindicaciones. Así que si tienes dudas es mejor consultar a un médico antes de empezar a tomar algo nuevo. La cúrcuma es muy segura en dosis normales (la dosis “normal” es de 1 cucharada al día), pero aún así hay ciertas personas que deberían evitar su consumo:

– Diabéticos. La cúrcuma reduce el nivel de azúcar en sangre, así que los diabéticos deben tener cuidado y fijarse en si necesitan ajustar la dosis de insulina, etc.

– Se supone que la dosis normal es segura en embarazadas y durante la lactancia, pero es mejor consultar a un médico, ya que la cúrcuma puede acelerar el funcionamiento del útero.

– Las personas con problemas de piedras en el riñón o con tendencia a las mismas también deberían evitarla.

– Y por último, aquellas personas con problemas de coagulación (la cúrcuma hace la sangre más líquida). La cúrcuma puede interactuar con la aspirina y el ibuprofeno.

¿Conocíais las propiedades de esta especia? Por aquí nos hemos vuelto un poco adictos… ¡Por cierto! Si le añadís leche al té de la receta de arriba, ¡está todavía más rico!

Entradas relacionadas:

Lee el post original

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *