La Comunión de Martina y Alonso

Pues sí, aquí empieza la Fiesta de Martina y Alonso. Una fiesta con muchísimo encanto, y en la que yo me he sentido encantada, y no solo por hacer lo que más me gusta, sino porque he conocido a dos personas estupendas, personas que tienes muy, muy cerquita y con las que nunca había coincidido y que de repente un día ocurre. Ellas son Carol de Hadas y Cuscus y Cris de Seda de Zanahoria

Todos los que conocéis a Carol, sabéis que es una crack del diy, del brico, del reciclaje, y de un montón de cosas más… y cuando me propuso ayudarla en un día tan especial como la comunión de sus cucus, Martina y Alonso…. pues que os voy a decir…. que fue todo un halago. 

Mi tarea era la decoración del espacio donde se iba a celebrar la comunión, eso sí, con todas las ideas que tenía Carol en su cabecita y además, montar la mesa más bonita del mundo mundial emplatando todo lo que Cris previamente había cocinado.

Y he de decir que a pesar de las inclemencias del tiempo que durante las primeras horas nos dio un poco la lata… monta, desmonta, vuelve a montar…todo salió perfecto.

El lugar no puede ser más especial, una finca próxima a nuestra ciudad Palencia, “La Casa Vieja de Vizmalo”en la provincia de Burgos, con espacio para que niños y mayores puedan disfrutar de lo lindo.

Y aquí empezamos con lo que preparamos para los peques. Con unos palets, unas telas y una mantitas preparamos la mesa de los peques, y por supuesto, no podía faltar nuestro carrito, con un montón de detalles, con todas las cositas que iban a tomar y con todos los detalles que los papás habían preparado para dar a sus invitados.

Y pasito a pasito “despacito” nos vamos acercando a la mesa de los mayores… Llena adornos, flores, diferentes alturas, unas guirnaldas que te mueres de Siang, una de las tienda de decoración más bonitas que tenemos en Palencia. 

Y que decir de todo lo que preparo Cris… espectacular la organización, todo preparado para que yo no tuviese que volverme loca buscando las salsas, las vinagretas, los recipientes donde iba cada cosa…. (hasta un pequeño tapercito de tapa azul donde estaba el polvo de aceituna negra lo encontré a la primera… jajajaja…eso sí, llevaba tres chuletas para que no se me escapase nada de nada). Creo que a través de las fotos podéis casi oler y hasta saborear todo lo que allí degustaron.

Dijiste Carol que “haríamos un tándem perfecto“, y creo que así fue.

Mil gracias Carol y Chuchi por contar conmigo en uno de los días más especiales para vosotros y vuestros pequeños, ha sido un auténtico placer. Espero que lo recordéis siempre.

mtetm

Lee el post original

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *