001photoholder

DIY – Sujetafotos donuts

¡Hola gente bonita! 🙂
En honor a la verdad, no sabía muy bien como llamar a este tutorial, ¿sujeta fotos? ¿Portafotos? Bueno, eso no, eso son los marcos, ¿no? Bueno, igualmente, con ver la foto ya se sabe lo que es, y su función… Así que no voy a dar más rodeos, y vamos a por el DIY de esta semana. Que para no romper la temática, tendrá de nuevo como protagonista a los donuts (¡claramente!).

Si tenéis fotos de estas vacaciones, y queréis colocarlas por la habitación, entonces el DIY de hoy os va a venir genial. Además, es muy colorido… ¡y dulce! Dejando volar la imaginación, puedes hacer diferentes combinaciones de colores y glaseados para tus donuts. Pero, una vez que tengáis la idea, y veaís lo fácil que es, sólo hay que modelar la arcilla con la forma que vosotros queráis, y podréis tener los sujetafotos con las formas que os apetezca.

¿Qué necesitamos?
Arcilla, cuenco con agua (para mojar manos y arcilla), pinceles, colores, y clips.
¡Manos a la obra! 
Cortamos la arcilla en varios trozos, y uno a uno lo empezamos a modelar. Recordad tener las manos un poco húmedas para hidratar la arcilla, y que sea más manejable. Hacemos una bolita, la aplanamos un poco, y le clavamos el dedo para hacerle el agujero al donuts.

 

Modelamos nuestros pequeños donuts para que queden con la forma deseada. Vamos alisándolo con los dedos, para que no queden demasiados bultos, y sean redonditos. Recordad que los vamos a poner de pie, así que la parte que va a estar con contacto con la superficie, debe de estar plana.
Una vez que tengamos la arcilla con forma de pequeños donuts, pasamos al tema de los clips. Si tenéis alambre, pues nada, lo cortáis y le dais forma. Pero todo el mundo tiene clips en casa, ¿verdad? Bueno, lo abrimos, y le vamos dando vueltitas al alambre. Recordad que al menos debe de dar dos vueltas, para que podamos enganchar nuestras fotos.

 

Una vez que le demos forma al clip, se le clava al donuts, y lo dejamos secar (uno o dos días, hasta que la arcilla esté seca). Cuando esté seco, más clarito, y duro, ya estará listo para darle mano de pintura. Si queréis, para dejarlo más liso y sin las huellas de nuestros dedos tras amasarlo, podéis lijarlos un poco.

 

Ahora es cuando empieza la fase pintura. Aquí tenéis pista libre, y evidentemente podéis pintar vuestros donuts a vuestro gusto. Yo tenía claro que uno tenía que ser rosa con virutas. Estaba claro, ¿no? Jajaja.

 

 

Y así van quedando estos pequeñines 🙂
 ¿Qué os parecen? Bastante fácil, ¿verdad? ¡Y muy vistoso!
¡Y ahora, es momento de ponerlos en funcionamiento!

 

 

 

Ahora tengo mi habitación un poco (más) pastelosa, y dulce con estos mini donuts. ¿Os animáis a hacer este DIY?

Lee el post original

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *