DIY: personaliza tu bañador

Con el calor que está haciendo este verano no me ha quedado otra que apuntarme a una piscina para sobrellevar el bochorno de las tardes madrileñas. Y con la tontería me he reencontrado con un hobby de antaño: la natación.
De pequeña iba todos los veranos al club y me pasaba las tardes en el agua, a ratos haciendo el tonto con mis hermanos, y a ratos en las clases de natación. Ya se me había olvidado lo mucho que me gustaba nadar, porque los últimos años siempre he ido a playas y, claro, no es lo mismo.
Así que he decidido que me voy a comprar un bañador, porque el otro día di un par de brazadas con el bikini y ya te imaginas tú lo que pasó. En fin, que prefiero no arriesgarme. Por eso he estado mirando distintos bañadores en las tiendas, pero me parece que son todos o muy básicos o muy horteras.
Por lo que creo que al final me voy a comprar uno básico y personalizarlo. Ya he mirado unas cuantas ideas chulas para customizarlo a mi gusto, os las comparto por si a vosotras también os interesa.
Ya sabéis que yo no soy de costura, así que casi todo lo que he dado como posible diy son bañadores donde hay que pegar algo o añadir algo, sin necesidad de sacar la máquina de coser. Este bañador me ha parecido muy mono con la tira de volantitos en el escote. Muy discreto pero suficiente para darle un toque más dulce y personal.
Otra opción que me parece bastante asequible con mis aptitudes de costurera es pegar una cinta de estilo étnico en los tirantes. Parece una tontería, pero el bañador cambia por completo. Y cuanto más colorida encontréis la tira, más veraniego será el resultado.

Si al final me decanto por un bañador tipo banda, que no creo porque no son los más cómodos para nadar, no me disgusta la idea de hacer una tira para el cuello. Esta esta hecha con una trenza de tiras de trapillos de colores. Me parece muy original.

Hablando de trenzas, estas en la espalda me tienen enamorada, me parecen chulísimas. Lo que pasa que igual tendría que darle algunas puntadas en la base para que no se suelte la trenza. No sé si me animaría. Pero desde luego, es de mis favoritos.

Será que estoy obsesionada con las espaldas, pero también me tiene loquita este bañador. Yo creo que es de los más fáciles de conseguir, solo hay que pegar tiras en los laterales y el cuello. Ni siquiera hace falta que estén bien fijadas, porque mantienes el tirante del bañador y solo añades esta tira cruzada a modo decorativo. Y ya si añades dos colores diferentes, me enamoro del todo.

Otra opción es pegarle algún motivo en el escote en lugar de por la espalda. Una idea chula es ponerle una tira de flecos. Yo no soy muy fan de este estilo, pero aún así reconozco que es original, por si alguna le interesa.

Y como no, no podía faltar una propuesta con flores. Qué le vamos a hacer, nací así de cursi. Pero bueno, estas son muy pequeñitas y al ser del color del bañador quedan muy discretas.

¿Me ayudáis a decidir? ¿Cuál os gusta más? Yo creo que haré algún juego con las espaldas cruzadas o con la tira étnica. El resto son preciosos también pero los veo poco prácticos.
¿Y vosotras, sois de bañador o aunque os guste nadar sois fieles a los bikinis?

Lee el post original

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *