DIY | Marco de fotos para San Valentín

Hace unos días os enseñaba en Stories que durante la feria de Creative World hicimos un mini cursillo de lettering de la mano de Tombow. Nos enseñaron unas técnicas básicas y nos dieron un marco para que lo personalizáramos a nuestro gusto con alguna frase escrita con caligrafía.

Pues bien, una que es previsora decidió poner una frase para San Valentín y dejar bastante hueco en blanco para decorar el marco con pinturas de colores pastel. Y el resultado es este marquito tan colorido:
Como veis, la frase es “love life” (para las que no sabéis inglés, signifca “ama la vida”) ya que es lo más importante que tenemos. Y la fotito es una vieja instantánea que me encanta con la burrita que ya os he enseñado un montón de veces en las redes sociales.
Para llevarlo a cabo solo hace falta: un marco de fotos con el exterior plano y cuanto más ancho mejor, un rotulador permanente con la punta de pincel (como este de Tombow), pinturas de colores, una brocha, un papel bonito y tijeras.
Yo escogí tres colores de la gama chalk de La Pajarita que fueran a combinar con los tonos de las cositas que tengo en la estantería de mi cuarto: el azul horizonte, el rosa fresa boho y el verde hielo.
La primera parte consiste en escribir en el marco una frase que te guste. Yo la traje ya escrita de la feria, pero lo que te aconsejo es que practiques primero en un papel las palabras que quieras poner, unas cuantas veces, intentando ocupar el ancho y alto del marco, para que cuando las vayas a escribir estés seguro de que va a quedar bien.

El siguiente paso es pintar el marco. Al principio pensé hacer un marco todo del mismo color, pero luego me decidí por hacer algo diferente. Así que he probado hacer una especie de cuadro pintado a “brochazos”. Para ello, primero utilicé un color en unos de los laterales.

A continuación, aplica otra macha de otro color por otro de los lados. Intenta que la pintura no llegue a todos los bordes, para lograr ese efecto de “manchado”.

Después, termina de rellenar el tercer lado con otro color. Aplica la pintura y después, con el pincel limpio, intenta retirar un poco la pintura para que se queden marcados los movimientos de la brocha.

Por último, moja la solo la punta de la brocha y aplica la pintura a golpecitos en los extremos para expandir un poco más las zonas pintadas y crear el efecto de que la pintura se difumina con el marco.

Mientras dejas secar la pintura, prepara la foto del marco. Yo quería utilizar una instantánea de Instax, que es un poco más pequeña que el marco, así que he tenido que hacerle un fondo. En lugar de dejarlo blanco como el resto del marco, he cortado un rectángulo de papel de scrap de rayas turquesas para colocarlo como trasera.

Así que una vez cortado, pega con cinta de doble cara o pegamento de barra todas las partes entres sí: el papel de fondo al paspartú y la foto al papel de fondo.

Y cuando la pintura y el pegamento estén sexos, solo tienes que montar todas las partes de nuevo y ¡listo!

Y así es como queda el marco en el sitio que había pensado, en la estantería que tengo al lado de la cama. Con unas velitas, unas flores y otro marco bonito con la lámina que me regalo hace unos años Teté de Liderlamp.

Os gusta la idea? Es un marco muy sencillo para dar un toque de color y muy fácil de hacer, así que espero que os haya resultado interesante para que podáis hacer como regalo por San Valentín.

Lee el post original

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *