diy: maceta con un plato roto

Después de tantas semanas sin hacer nada, ya tenía ganas de volver a crear algún DIY. Y esta vez se trata de uno muy chulo para decorar mi patio y que además sirve para utilizar algo roto: una maceta con trozos de plato. ¡Y es muy fácil!
Resulta que este plato no sobrevivió a la mudanza, y muchos trozos se habían perdido por lo que no podía, simplemente, pegarlo y rescatarlo. Me daba mucha pena tirarlo porque me gusta mucho, así que dije… ¡Pues lo reutilizo!
Me acordé de un kit que me enviaron desde YouJustDo.es hacía unas semanas y que se había quedado embalado dentro de alguna caja. En él, invitaban a decorar una maceta con el nuevo pegamento de Loctite SuperGlue-3 Perfect Pen. Enviaban también una cuerda para que esa fuese la decoración, pero me parecía que estaba muy vista y era bastante ñoña, así que decidí reutilizar el plato para hacer una maceta tipo mosaico.
Por lo tanto, para hacer este DIY, necesitaremos:

– Una maceta
– Un plato roto o trozos de azulejo
Pegamento
Cemento blanco o lechada
– Guantes
– Cacharro para hacer la mezcla
– Un paño húmedo
– Un martillo

Lo primero que hice fue romper el plato en muchos trozos pequeñitos. Para ello, lo introduje en una bolsa de plástico y liberé mi estrés a martillazo limpio 😛
Una vez ya tenía muchos trozos pequeñitos, me dispuse a pegarlos, uno a uno, en la maceta. Como veis, la maceta que yo utilicé es muy pequeñita, por lo que procuré coger trozos no demasiado grandes para que no quedara muy desproporcionado. 
Al ser una maceta pequeña, yo no me compliqué mucho la vida y los pegué de forma aleatoria. Pero si es más grande y queréis hacer algo más simétrico, podéis cortar un papel con la medida exacta de la maceta, crear el mosaico en él, y luego ir pegando. 
Cuando ya tenía todos los trozos de plato pegados, llegó el momento del cemento blanco. Tengo entendido que también sirve la lechada, y que a veces se puede encontrar ya premezclada, pero yo en Leroy Merlin solo encontré esto. Así que, siguiendo las instrucciones, hice la mezcla. Y con los guantes puestos, fue colocando con mi mano la masa a lo largo de toda la maceta.
Al ser trozos de un plato, muchos de ellos están un poco curvados, por lo que hay que preocuparse especialmente de rellenar debajo de éstos. Mientras echáis la masa, veréis que es inevitable tapar o manchar los trozos de plato o azulejo. No os preocupéis, tapad sin pudor, que luego los recuperaremos. Lo importante es que el cemento quede bien extendido. Colocad también en el borde de la maceta, pero procurad respetar el culo, para que luego la maceta no quede coja 😉
Cuando ya está toda la masa echada, con el mismo dedo, y con la ayuda de un poco de agua, vamos limpiando los azulejos. Veréis que se hace muy fácilmente. Con el dedo mojado podemos aprovechar para suavizar un poco el cemento y que no queden muchos pegotes. Cuando ya nos guste el resultado, dejamos secar, a ser posible al aire libre, 24 horas. 
Al día siguiente, veremos que algunos azulejos están un poquito manchados. Sin problema: con un paño húmedo los limpiamos y volverán a brillar. ¡Y listo! Ya tenemos nuestra maceta con azulejos reciclados. 
Algunos consejos después de mi experiencia:
– Creo que cuanto más grande sea la maceta, mejor quedará. Con ésta al final fue difícil trabajar
– También, si es más grande, importará menos que los trozos de azulejo o plato sean curvos
– Puede quedar genial con azulejos súper pequeños de los que se usan para las piscinas
– Querer hacer fotos mientras tienes las manos manchadas de cemento no es buena idea
– También puedes pintar el cemento una vez seco
¡Y listo!
Me han sobrado muchos trozos de plato, así que los he guardado para repetir el proceso con una maceta más grande. ¡Quiero inundar mi patio de plantas y me vendrá genial!
¡Feliz martes!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *