DIY: Decorar con ramas naturales

Hoy en día vivimos a un ritmo frenétrico, nos sumimos en un bucle de tareas que a veces es muy complicado de parar. Trabajo, familia y blog a veces se convierten en un enorme esfuerzo  de malabares para poder llegar a todo. Por eso es muy importante que al llegar a casa, sintamos que es nuestro espacio de desconexión, un lugar donde poder relajarnos y descansar. 
Por ese motivo, he decidido crear un pequeño rincón donde disfrutar de esos momentos de tranquilidad, silencio y armonía:  mi pequeño rincón zen.

Un rincón donde predominan dos elementos muy importantes para mí, la madera natural y el color azul.

Materiales utilizados

Pasos a seguir
Lo primero de todo debemos tener nuestra rama preparada y limpia. Como la que he utilizado la recogí del campo y estaba seca, decidí aplicarle una mano de protector para madera para evitar que se estropease y así darle un poco de tono pues había perdido color y estaba muy apagada. 
Para pegarla a la pared me decidí por la cinta de doble cara DC ultrafuerte de la marca  Miarco que fija y pega sobre cualquier superficie. Lo cierto es que me ha sorprendido gratamente ya que al ser  transparente pasa totalmente desapercibida y resulta perfecta para trabajos decorativos.

El siguiente paso es darle color a lo que serán nuestras hojas del árbol. Las hojas son rodajas de ramas cortadas por lo que antes de pintar las repasaremos con una lija para que la superficie no sea tan rugosa. 
La pintura que he utilizado para pintar las hojas  es acrílica en diferentes tonos de azul que hemos aplicado directamente sobre la madera. 
Una vez que hemos pintado todas las rodajas y la pintura ya está totalmente seca, podemos comenzar a pegarlas sobre nuestra rama.  
Tenéis varias opciones:
  1. Cinta de doble cara
  2. Adhesivo  
Yo he escogido la cinta de doble cara que, como se puede observar en la siguiente imagen consta de una lámina protectora de color rojo que se despega fácilmente.

Añadimos las rodajas de hojas que hemos pintado, decorando a nuestro gusto las diferentes ramas para darle apariencia de  árbol.

Como nuestro árbol formará parte de la decoración de un rincón zen donde poder meditar y relajarse, hemos incluido algunos símbolos pintándolos en las rodajas. 

Para decorar el conjunto, añadimos algunos elementos decorativos imprescindibles como velas, incienso, piedras y unos mullidos cojines donde estar cómodos. 


Y ahora ya sólo nos queda  disfrutar y  relajarse.

Espero que a partir de ahora os animéis a decorar con ramas naturales pues como habéis podido comprobar, con la cinta ultrafuerte de Miarco de un modo  fácil y rápido podemos decorar cualquier rincón dentro y fuera de nuestro hogar. 
Muchas gracias por tu visita 
  Sígueme también en:    Pinterest  Facebook   Twitter   Instagram

Lee el post original

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *