DIY: Customizar camisetas con pintura y transfer

Seguro que  tenéis en vuestro armario  alguna camiseta básica, de un color liso y que ya os resulta tan sosa que casi no os la ponéis. Pues a partir de ahora eso de arrinconar viejas y aburridas camisetas se acabó. Hoy tenemos un DIY muy divertido y creativo para customizar nuestras camisetas de un modo muy fácil y resultón  utilizando pintura textil y la técnica del transfer.

Veréis cómo con dos sencillos pasos nuestras camisetas se convertirán en diseños totalmente exclusivos y personalizados, dándoles una nueva vida  y convirtiéndose en las grandes protagonistas de nuestro vestuario. 
¿Qué necesitamos?

Materiales:

  • Camiseta para customizar 
  • Cinta washi MIARCO
  • Pintura textil varios colores
  • Barniz en spray mate 
  • Fotocopia laser con la imagen elegida  


Pasos a seguir

Comenzamos utilizando la cinta washi (más info) para delimitar las zonas que vamos a pintar. Me encanta trabajar con esta cinta porque es muy cómoda de manipular, se adapta a cualquier superficie, se  retira con facilidad en caso de que tengamos que rectificar e incluso es reutilizable. Pero lo que más me gusta es que con ella se pueden trazar líneas perfectas ya que la pintura no se filtra por debajo.

El siguiente paso es pintar, como la superficie es bastante grande he utilizado pintura textil para aplicar con pincel. Para evitar que la parte posterior de la camiseta se manche, colocamos un cartón dentro de la camiseta y papel de cocina para que absorba el exceso de pintura en caso de que la tela tenga demasiada pintura

Los colores elegidos han sido cuatro: rojo, azul, amarillo y verde. Cada color quiere representar una estación del año.

Cuando la pintura textil está seca ya podemos  realizar el transfer, utilizamos la fotocopia con el diseño elegido, en este caso es la silueta de un árbol en blanco y negro. Rociamos con el barniz y colocamos la cara del dibujo con la tinta sobre la pintura textil. Comenzamos a frotar con un utensilio poco a poco haciendo presión sobre todo el dibujo para que se transfiera la tinta a la camiseta. Debemos hacerlo con cuidado de no mover la hoja para evitar que la tinta se corra y manche otras zonas.

Si no estamos muy satisfechos con el resultado o queremos hacer algún pequeño retoque ahora es el momento de hacerlo. También podéis utilizar rotuladores textiles si queréis añadir pequeños detalles o hacer algún tipo de lettering.

Tras dar los últimos retoques sólo nos queda fijar la pintura y el transfer para que de este modo podamos lavar nuestra camiseta sin miedo a que nuestro dibujo se estropee o la pintura desaparezca. Para fijar colocaremos papel de cocina encima del dibujo y plancharemos sin vapor y a temperatura media. 

Y ya podemos presumir  de nuestra camiseta exclusiva. ¿Qué os ha parecido la idea de personalizar vuestras propias camisetas? ¿Sencillo verdad? Pues espero que os animéis y me mostréis vuestros diseños.

Muchas gracias por tu visita 
  Sígueme también en:    Pinterest  Facebook   Twitter   Instagram


Lee el post original

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *