cestas-de-yeso-final

DIY: Centros de mesa decorativos

Nos encanta complicarnos la vida!, no se porque pero es así. Muchas veces,  no queremos escuchar o simplemente solo oímos lo que queremos oír. Normalmente, cuando vemos cosas bonitas lo primero que pensamos es que o bien, no sabemos como hacerlas o bien que son demasiado difíciles para nosotros, y en cuanto alguien nos dice… pero si es muy fácil!, siempre acabamos diciendo…. ya pero es que a mi no se me da bien!. 

Así que hoy os voy a proponer que abráis bien los ojos y leáis detenidamente el paso a paso de este tutorial porque más fácil no puede ser, y a quien yo lea que me diga….. aishhh pero es que Andrea…. Ni es que ni nada!!. Todos podéis hacerlo e incluso, lo podéis hacer hasta con los niños porque de verdad que es super entretenido y muy muy fácil. 
Pero… ¿de que os estoy hablando?, pues simplemente de este fantástico centro de mesa de yeso. Hacía mucho tiempo que los veía en las casas nórdicas, y aunque si que es cierto que hay muchos que son de papel maché, yo me he decidido a hacerlo en yeso y el resultado no me ha podido gustar más. 
Puedo decir que es un poco laborioso, más que nada por la preparación pero a partir de ahí… es super fácil!. Me encantan como detalle para regalar a alguien, para centro de mesa o incluso hasta para portavelas. Yo como sabéis, los he dejado en blanco porque me encantan pero vosotras le podéis dar el acabado que más os guste, así que… empezamos!!!

 – 1 cuenco con agua
– 1 bote pequeño sin tapa
– Tira de yeso  ( yo esta la he comprado en la farmacia. Es la típica que se usa para cuando te enyesan algún hueso roto)
– 1 Globo
– 1 goma elástica
– 1 tijera
Instrucciones: 

Lo primero que tenemos que hacer es hinchar el globo a la medida que más nos guste. Después si queréis aprovechar el globo y no pincharlo, podéis ayudaros de la goma elástica y envolver la boquilla del globo para así poderlo reutilizarlo más veces. 
Una vez bien atado y asegurándonos de que no pierda aire, vamos a colocarlo boca abajo encima del bote sin tapa. Si queréis para que quede más estable podéis fijarlo con cinta. 
Ahora cogemos las tijeras y la tira de yeso y vamos cortando tiras poco a poco. Hay que cortar bastantes ya que necesitamos que nuestra cesta quede bien reforzada. 
Una vez las tengamos todas cortadas, es tan fácil como ir sumergiéndolas en agua y colocándolas encima del globo. ATENCIÓN! hay que sumergir y quitar rápidamente la tira de dentro del agua ya que sino, se nos va a deshacer toda. 
Poco a poco vamos añadiendo tiras y tiras, tanto verticales como horizontales, y las podemos colocar una encima de otras para ir haciendo capas y que quede bien grueso. 
Para asegurarnos de que quede bien pegado, nos mojamos bien los dedos con agua y frotamos por encima de la tira de yeso, veréis que el yeso se hace líquido y lo podéis esparcir bien por toda la superficie. 
Y listo!, cuando tengamos todas las capas solo nos queda dejarlo secar toda la noche, y por la mañana ya podéis retirar la goma elástica y deshinchar el globo. 

Y los colocamos en el lugar que más nos guste.

Como veis son super bonitos, prácticos y super fáciles de hacer. A mi me han enamorado, y no se si visteis tiempo atrás en mi Instagram que llegué a hacer hasta una lámpara! Es un material muy económico y muy fácil de trabajar asi que ya sabéis, si os animáis a hacer alguno, quiero ver todas vuestras fotos que seguro que os quedan geniales!

Y vosotras
¿Habéis trabajado alguna vez con este material?
¿Os atreveréis con ello?

Lee el post original

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *