Decorando unos platos con calcas cerámicas · DIY ·


Tenía muchas ganas de hacer algo con calcas cerámicas, y por fin, este verano nos juntamos una tarde Paloma de Palomanitas y yo y nos pusimos manos a la obra.

Trabajar con calcas en sencillo, fácil y muy entretenido (sobretodo si te complicas la vida como yo queriendo líneas largas, rectas y finas…ahora verás de lo que te hablo)

Fácil porque realmente al comienzo lo que hacemos es trabajar con un material que parece una cartulina, por lo que dibujar y recortar sobre él es cómodo, en el segundo paso se te puede complicar la existencias dependiendo de las formas y dibujos que hayas elegido, porque una vez sumerges en agua la “cartulina” se desprende la parte rígida y ya queda lo que sería la parte que pegamos a nuestra pieza, y esta parte es blandita y difícil de manejar, pero bueno, se lleva!

Os dejo con unas fotos del proceso…


Esto son las calcas, veis que parecen cartulinas con algo de brillo?


Elegí platos de postre para plasmar mi idea…


Una vez realizados los bocetos hay que ponerse manos a la obra


Con las piezas cortadas es momento de replantear…


Esas líneas me dieron algún que otro problema, sobre todo las más finitas…

Una vez claras las posiciones, simplemente hay que introducir la “cartulina” en un cuenco con agua, en ese momento la parte dura se deprende y nos queda una película fina que es el color que aplicaremos a la superficie que hayamos elegido, aquí es dónde la cosa se puede complicar dependiendo de los dibujos que hayáis elegido…os aseguro que las líneas finitas son un incordio bastante grande!!!


Peeeeero el resultado final es muy guay!

Aquí tenéis mis 4 platos terminados, después de pasar por el proceso de horneado que recomienda el fabricante para asegurar…


Ahora… CALCAS sí, pero NO… y me explico
Sí pero no, ¿porqué os preguntaréis? pues bien, en mi experiencia diré que el uso de las calcas es fácil y muy entretenido pero el problema viene cuando después de tener unos preciosisisisisisimos platos te das cuenta de que no los vas a poder utilizar, de no ser que los cuelgues y te hagan de objeto decorativo, porque las calcas, al menos las que yo compré no sirven en absoluto para ser usadas ni si quiera excepcionalmente, tan sólo de apilar los platos unos encima de otros al salir del horno ya me fije que tenía rayitas, y después de hablarlo con Paloma, me contó que a ella se le había estropeado un plato en el primer momento en el que lo usó, y ya ni os cuento cuando lavó el plato en cuestión, así que calcas sí pero no…

Para pasar un buen rato y crear un objeto decorativo SI para un uso habitual NO.

Espero que os haya gustado el post de hoy, nos vemos ya en el maratón final de año que nos regala este Diciembre, estad atentos que el blog va a estar lleno de cosas molonas!

Lee el post original

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *