cine craft: María Antonieta

¡Hoy tenemos sesión de cine craft! Prepara las palomitas, ponte cómoda en el sofá, y dale al play, porque vamos a sacar ideas de María Antonieta.

María Antonieta nos cuenta, de la mano de Sofia Coppola, la historia de la reina, pero con una estética pop modernista, colores fluor, música moderna, una fotografía espectacular… En general, una película que alegra la vista, más allá de si la historia en sí te gusta o no.

Y con esa estética, por supuesto, estaba claro que íbamos a poder sacar muchas ideas para una sesión de cine craft. ¡Vamos a ello!


Aunque María Antonieta tendía a ponerse tocados con peinados imposibles, en su look más “informal” la vemos con una preciosa corona de flores. Si tú también quieres una, puedes seguir este DIY que publicó My Rustic Event en nuestra “fiesta de verano”.

Por supuesto, su mano cuando no tiene comida va acompañada de un abanico. Vale, el de este tutorial será de peor calidad y posiblemente más feo, pero ¡quita el calor igual!


María Antonieta y sus chicas disfrutan mucho con la compañía de los perretes, todo el rato abrazándolos, mimándolos y consintiéndolos. Si tú también eres una “dog lover”, necesitas este imprimible en tu casa.

Flores, flores, flores, flores. ¡Versalles está lleno de flores! Naturales, en estampados, en pinturas, en tapizados… Una inspiración perfecta de cara a la primavera. Y si quieres crearlas con papel, mira este imprimible tan molón, ¡un montón de plantillas!


¡Difícil elegir solo dos recetas! María Antonieta se rodea en la película de infinitos dulces y platos suculentos. ¡Verla da hambre! Destaco dos: uno de ellos, las tartaletas de grosellas que se ven en este plano, y que tienen pintaza. Podemos seguir la receta de Los Tragaldabas.

Y una escena mítica de la película es esta en la que está rodeada de dulces. Las tartas de varias plantas seguro que están buenísimas pero es que además son preciosas. Podemos hacer esta variante, conocida como “naked cake”, aprendiendo de la mano de Claudia and Julia.


Si quieres sentirte por un día como María Antonieta, puedes irte al que llaman el Versalles español: el Palacio Real de Madrid (¡obvio!). Lo que más me mola es que se pueden visitar las cocinas, y, aunque no puedas probar suculentas tartas, puedes imaginarte cómo las harían :P

Pero si lo que prefieres es esa parte, la de poder probar tartas y cosas ricas, ¿qué tal un salón de té al más puro estilo francés? Vailima también se encuentra en la capital española y seguro que satisface a los más golosos.


En sus reuniones, María Antonieta y sus amigos le dan mucho a los juegos de cartas. Si quieres seguir tu estilo de vida, no puedes conformarte con una baraja cualquiera. Busca una bonita y molona, como esta, que encima homenajea a sus amigos los perretes.

Y otra cosa que hacen mucho es beber champagne. Tampoco hay que pasarse, pero si un día quieres sentir ese “glamour”, busca una bonita bonita, ¡y a brindar! No es champagne, pero tiene burbujitas y una botella muy bonita: este vino rosado de Lolea.


En cuanto a ropa y complementos, obviamente no podemos encontrar prendas iguales a las que se usan en la película, pero sí inspirarnos. Por ejemplo, con un vestido con flores bordadas. ¡Y si es con hilo en color dorado, como este de Mango, mejor!

¿Demasiado ñoño para ti? No te preocupes, María Antonieta se adapta a todos los estilos. En la fiesta de máscaras se planta un vestido negro con una falda de tul impresionante. Si te atreves, mira esta falda de Asos.


La colección de zapatos color pastel que aparece en la película es impresionante. Estamos de acuerdo en que no tienen una forma demasiado “moderna”, pero he visto estos de Mango que te harán sentir totalmente en Versalles :P

Y si buscas algo de cuello para arriba, nada mejor que unos pendientes de strass. Está claro que los suyos no eran de bisutería, pero nos tendremos que conformar con estos de H&M.


Por último, sacamos dos ideas, que desde luego siendo María Antonieta tienen mucho de disfrute y cachondeo. El primero de ellos es un plan de chicas, para comer dulces, beber champagne y jugar al póker. ¡Y a hablar mucho!

Y si prefieres algo un poco más movido, ¿qué tal una fiesta de máscaras? Será difícil acudir a uno donde no conozcas a nadie (y un poco raro, por qué no decirlo), pero es una premisa muy divertida para una fiesta. No llega a ser un disfraz, a la gente le da menos vergüenza, ¡y puede haber premio a la más original!

¡Y eso es todo por hoy!

¿Te gusta María Antonieta?

¡Feliz jueves!

HANDBOX



0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *