Chapa para la puerta: un regalo personalizado con transfer para San Valentín

En este post voy a aprovechar a contaros como hacer una chapa para la puerta personalizada mediante la técnica del transfer. Este tipo de regalos es muy fácil de hacer y queda muy resultón para cualquier ocasión, ya que puedes personalizarlo 100% con los gustos de cada uno.

Estamos muy cerca de, para muchos, la fecha más romántica del año: San Valentín. Todo a nuestro alrededor se llena de corazones y nos bombardean a mensajes de regalar peluches con corazones… pero ¿no te parece que es mejor hacer un regalo personalizado?

En casa no solemos celebrar San Valentín, porque creemos que el amor hay que celebrarlo todos los días del año, no sólo uno. Pero dada la ocasión, y para tener un detalle, he preparado un regalo personalizado para Jaime: una chapa para la puerta de su taller (o como a él le gusta llamarlo, su “laboratorio”).

Os voy a enseñar cómo he decorado yo esta chapa concreta, pero con las mismas técnicas puedes preparar chapas preciosas para cualquier habitación u ocasión. ¡Veremos algunos ejemplos en el post!

Maderitas originales
Estos son los materiales originales, limpios: tabla DM, letras y herramientas de DM (o comúnmente llamadas “maderitas”). En mi caso, con las letras se lee “Laboratorio” y están acompañadas de herramientas, típicas del taller. Si por ejemplo quieres hacer la chapa para la cocina, puedes poner cubiertos, frutas, u otros elementos de cocina.
Materiales:
  • Superficie para la chapa
  • Letras con la palabra que tú quieras poner
  • Adornos

Nota: para comprar estos materiales de DM, puedes acercarte a tu tienda de manualidades más cercana o comprar online en Fitaller que tienen cientos de referencias.

  • Pintura acrílica
  • Rotuladores permanentes
  • Rotulador Original Transfer (puedes adquirirlo online en Marcar y Crear) y ya viene con la espátula de madera necesaria
  • Imágenes impresas en impresora laser
  • Cola
  • Barniz acrílico
  • Tinta negra (cualquiera te vale para dar un efecto envejecido. Incluso, si no tienes tinta, un poco de pintura negra también puede servirte)
Herramientas:
  • Pincel suave
Dificultad: muy sencillo
Tiempo dedicado: 1 hora (+ tiempo de secado)
Cómo se hace:

Tal vez lo más complicado de esta manualidad es conseguir las maderitas que buscas entre los cientos de modelos que existen. Pero una vez tienes todos los materiales, ¡es muy sencillo!

Los pasos a seguir son:

  • Pinta la chapa con pintura acrílica. Según el acabado que quieras conseguir y la pintura que utilices, es posible que tengas que darle dos capas, pero esto depende de ti.
Pinta la chapa con pintura acrílica.
Pinta la chapa con pintura acrílica.
  • Mientras se seca la pintura, aprovecha para ir decorando las maderitas. Puedes pintarlas con pintura o rotuladores. En mi caso he utilizado rotuladores permanentes, ya que tenía los colores idóneos para las herramientas (negro y plateado) y el naranja me combina muy bien con el azul de la chapa). Lo bueno que tiene utilizar rotuladores es que son muy económicos, puedes comprarlos en cualquier papelería y normalmente solo hace falta que le des una mano.
Pinta las maderitas con rotuladores permanentes
Pinta las maderitas con rotuladores permanentes
Transfer de imágenes con Original Transfer
  • Una vez la pintura de la chapa está seca, es el momento de realizar el transfer. La idea es plasmar imágenes de herramientas antiguas que acompañen las maderitas (si, por ejemplo, quieres hacer un cartel para la puerta del baño, puedes poner peines, cepillos, jabones, etc.). Cómo se hace el transfer:
    • Recorta el motivo a transferir (¡OJO!! Ten en cuenta que, al transferir, la imagen se voltea, por lo que, si tiene texto, deberás imprimirla al revés para que pueda leerse bien al transferir)
    • Colócalo sobre la superficie, con la imagen hacia abajo. Sujétalo con un poco de celo o cinta de carrocero para que no se te mueva
    • Aplica el rotulador
    • Frota con la espátula
    • Retira el papel… y ¡Voila! Imagen transferida

Original Transfer de Marcar y Crear

Tranfiere las imágenes con Original Transfer

Puedes transferir tantas imágenes como gustes para crear el acabado que más te encaje. En mi caso, puse un montón de herramientas antiguas.

Chapa con transfers acabadosChapa con transfers acabados

Truco: si quieres conseguir un acabado envejecido, oscurece los bordes con un poco de tinta. Para hacerlo, yo mojé un poco un papel de cocina con tinta negra y lo froté poco a poco por los bordes para conseguir un efecto de suciedad debida al paso del tiempo.

  • Finalmente, pega las letras y elementos a la chapa. Muchas de estas maderitas vienen con una capa autoadhesiva, por lo que lo único que debes hacer es levantar el papel protector y pegarlas. Si no lo tuvieran, puedes pegarlas con un poco de cola.
Chapa terminada
Chapa terminada
¿Qué te parece el resultado final? ❤❤❤ ¿Qué más ideas se te ocurren para hacer las chapas de tu casa?

¡Comparte con nosotros tus creaciones! Mándanos tus fotos por email o compártelas con nosotros en nuestras redes sociales:

Facebook       /       Twitter        /        Instagram

La entrada Chapa para la puerta: un regalo personalizado con transfer para San Valentín aparece primero en Manualidades a la Obra.

Lee el post original

Reciclar una caja de motores

Reciclar una caja de motores

Hola:

Hoy os quiero enseñar como hace un tiempo le di un nuevo uso a una caja que estaba en casa de mis padres y que en origen había venido con unas piezas mecánicas de la furgoneta de mi padre. Es una caja de madera con los bordes metálicos que por su tamaño me pareció muy buena idea reciclarla como estantería para nuestro salón.
Aprovecho este diy para llevarlo al Reto Little Kimono Handmade, que este mes nos propone como tema “nuestra técnica favorita”, porque creo que el stencil es una de las técnicas con las que mas disfruto, quizá en parte por que la puedo aplicar a muchos materiales. Este que os muestro hoy fue mi primer trabajo con esa técnica…………..pero luego la he utilizado tanto para madera en carteles y cajas, como en textiles como cojines.
No os preocupéis que los iré enseñando todos en el blog ;-D

Materiales que necesitamos:

  • Caja de madera.
  • Pintura.
  • Barniz al agua incoloro.
  • Pincel o esponja para stencil, yo utilizo la esponja de los estropajos ;-D.
  • Plantilla para stencil con la plantilla que nos guste.
  • Pletinas metálicas y tuercas para colgarla a la pared.

Vamos allá que ya veréis de que manera mas sencilla tendréis una estantería para cualquier rincón .-P. Lo primero que hice fue limpiar con una espátula y un trapo impregnado en alcohol a fondo el cajón porque venía un pelín sucia y posteriormente le di una lijada con una lija de grano fino porque mi cajón es de una especie de contrachapado y no me quise arriesgar a utilizar la lijadora eléctrica.
Una vez lijada volví a limpiarla con un trapo impregnado en alcohol para quitarle el polvillo.

El siguiente paso fue decidir como la decoraría: yo me decidí por pintar por el color fucsia (últimamente y pese a que nunca he sido muy de rosa es un color que uso bastante ¿verdad?) y pensé que quedaría bonita pintando los laterales interiores de dicho color y la base, que sería la trasera cuando la colgásemos de la pared con un plantilla de stencil que encontré por internet, ¿os gusta?. A mi me encanto……………fue amor a primera vista………..le da un toque moruno que me encanta 😉

Como os comentaba era mi primera experiencia con la técnica del stencil y peque de precavida. Lo primero que hice fue plastificar la plantilla para después recortar con el cuter la parte oscura del dibujo, que será la que luego quede pintada en nuestra caja. Eso he de reconoceros que me llevo un rato, pero no importaba por que pensaba en lo chula que quedaría la caja……………así que seguía y seguía recortando. Entonces pensaba que el papel no resistiría la pintura sino lo plastificaba……………sin embargo varios diy después comprobé que no era necesario plastificar las plantillas, porque además se recorta con mayor dificultad. Una vez recortado llega el momento de empezar a pintar…………..por fin!!!

Al final me pareció que quedaría chula si pintaba también el borde exterior de la madera con pintura fuscsia, porque sino por la parte de fuera me parecía que quedaba un poco “sosa”

Una vez pintado  me pareció que el dibujo resaltaba poco y decidí darle una mano de barniz incoloro al agua para que brillara mas.

Ya sólo nos falta colocarla. Nosotros utilizamos unas pletinas metálicas que sujetamos a la caja con una tuerca y a la pared. La casita blanca y el muelle, que son unos portavelas, que veis en las fotos son otros diy que os enseñare pronto en el blog.

¿Qué os ha parecido?.  ¿Sencillo verdad? Y ya podemos disfrutar de una estantería totalmente única para decorar cualquier rincón de nuestra casa. Nos encanta como ha quedado ese rincón de nuestro salón. De paso os muestro nuestra pinacoteca particular: el cuadro de la izquierda lo pinto Sergio y el de la derecha mi hermano, vaya dos artistas!!!

Me voy a ver el resto de propuestas del Finde Frugal de Marcela y delFlaunt it Friday de Kate ¿os venís?

Os dejo que me voy a visitar las demás propuestas. Sed felices ;-P

Lee el post original