DIY Sudadera con bordado de Picasso

¿Qué os pareció el post del otro día? ¿Os fascina Matisse, Picasso y el dibujo lineal tanto como a mí?…

Lee el post original

Ropa hippie low cost

Una de las cosas que más me gusta a mi, sobre todo con la llegada del buen tiempo, es transformar la ropa y los complementos para darle mi toque personal: ¡pues bien, este año he optado por la ropa hippie low cost!, ¡te muestro a continuación el resultado!
Ropa hippie low cost

El corte del vestido me enamoró nada más verlo, por lo que rápidamente lo visualicé en Nerea para este verano, eso sí, me parecía que le faltaba algo: ¡ese «no sé qué» que le diera un poco de alegría y  «vidilla»!, ¡por lo que rápidamente me puse manos a la obra!

Para darle mi toque personal al vestido opté simplemente por añadirle un bordado que recorté de un 
traje que ya no le servía a Nerea: ¡así que más low cost, como te imaginarás, no puede ser!

Personalmente me parece que el vestido gana mucho con el bordado, sin el me parecía demasiado serio y minimalista (raro para mi)… ¡sobre todo teniendo en cuenta que el vestido es para una niña!, ¡y es que he de admitir que para mi el color y los pequeños adornos son un plus muy grande en la ropa infantil!

Bien, y una vez he llevado a cabo mi primera pieza de ropa hippie low cost: ¡voy allá con la segunda!; en esta ocasión se trata de darle un aire hippie a una bolsa de tela que utilizo para mis compras: ¡ya me contarás qué te parece!

Para transformar la bolsa necesité otro bordado que recorté de un vestido de Nerea que ya no le servía (¡cuanto juego me está dando la ropa que se le queda pequeña!), un cinturón y un cordón de zapatos: ¡todo low cost y reciclado, como más me gusta a mi!
Para acabar con el post de hoy recordarte otra idea que hace tiempo llevé a cabo con otro bordado de una camiseta de Nerea: ¡y es que algunos son tan bonitos que me nievo a tirarlos sin reutlizarlos una sola vez aunque sea!
¿Qué te ha parecido mi ropa hippie low cost?, ¿tú también eres de transformar la ropa para darle un aire más personal?,… 

Lee el post original

inspiración: punto de cruz moderno

Aunque te cueste creerlo, el punto de cruz ¡se ha modernizado! Hoy nos inspiramos con un montón de ejemplos. Porque, sí, esta técnica de bordado también puede molar, y es muy fácil de hacer.

Atrás quedan los cuadros de bañeras de punto de cruz para colgar en los aseos. Hoy en día la gente hace maravillas con su aguja, ejemplos modernos y molones que podrás lucir orgullosa en tu casa.

Ya sabes que a mí me ha dado a tope con el bordado normal (y me gusta más estéticamente), pero de pequeña hacía muchísimo punto de cruz. Me relajaba, y estoy segura de que me ha ayudado mucho a, a día de hoy, aprender a bordar tan rápido. Si te gustan las figuras geométricas, ¡es tu técnica!

Además, es fácil de hacer, por lo que no te frustrarás cuando veas que no te sale… ¡Porque no vas a tener ese problema! Sin más, me callo y os dejo con un montón de ejemplos de punto de cruz moderno y bonito.













Y si no te gusta como para colgarlo en tu pared… ¿Qué tal bordarlo en tu ropa?




¡O en la carcasa de tu móvil!


Los cojines de punto de cruz suelen ser un poco antiguos, pero también hay algunos bonitos:

Haz click en cada foto para acceder a la fuente. Foto de portada aquí

Y eso es todo…
¿Le das una oportunidad al punto de cruz?

primeros pasos en el bordado

Hoy os voy a hablar de mis primeros pasos en el mundo del bordado. No es que yo pueda enseñar mucho, pero como me estáis preguntando muchas, he decidido recopilarlo todo en un post.

Hacía mucho tiempo que quería bordar. Me encantan las prendas bordadas (como estas) y creo que es un proceso súper creativo. Hace ya un tiempo publiqué este DIY de bastidor bordado. Que es súper básico, pero que sigo teniendo en mi taller colgado.

De pequeña, además, yo hacía punto de cruz. Por lo que es posible que, aunque yo diga que haya empezado de cero, tuviera ya algunas nociones.

Así que paso a responder algunas de las preguntas que me habéis estado haciendo estos días, sobre todo por Instagram. Yo sé poco o nada, pero intentaré resolver vuestras dudas :)

¿Dónde compro los materiales?

Lo ideal es ir a una mercería. Sin embargo, yo no tenía ninguna a mano y quería empezar ya de ya. Porque si lo dejaba más tiempo sabía que caería en saco roto. Así que vi este kit de hilos de bordar en Amazon, con agujas y otras herramientas incluidas, y ni me lo pensé.

Los bastidores que he utilizado hasta ahora los tenía ya por casa. Pero tengo también unos cuantos fichados en Amazon. Insisto, es mucho mejor ir a una mercería y que te asesoren. Pero si tienes prisa o te falta tiempo, podemos ir a lo rápido.

Para la tela he estado usando los restos de unas cortinas de Ikea que tuve que cortar porque era larguísima. Es de 100% algodón. También tengo otras por casa, así que supongo que tardaré en comprar nueva. Podéis utilizar cualquier tela, pero si es de algodón, mejor.

Este fue mi primer bordado. Como veis, las puntadas son muy básicas. 

¿Dónde aprendiste a bordar?

Me he lanzado a la piscina sin saber. Como he dicho más arriba, aunque había hecho mis pinitos, básicamente me voy inventando las puntadas y buscándome un poco la vida.

Sí es cierto que he visto algunos tutoriales, sobre todo para aprender a hacer ciertas puntadas. Una de mis personas favoritas en esto del bordado es Carmila de The Ponycats. Tuvimos la maravillosa suerte de tenerla en la “fiesta del verano” con el bordado con punto Tenango. Y su cuenta de Youtube me ha sido de gran utilidad para aprender a hacer algunas puntadas más especiales, como el nudo francés. ¡Os la recomiendo mucho si queréis aprender!

También me habéis preguntado si he seguido algún curso o libro… La respuesta es no. Como digo, quería empezar ya de ya. Y si tenía que pasar por ese proceso de aprendizaje se me iban a ir las ganas. Yo soy más de tirarme a la piscina e ir aprendiendo de los errores :)

¿De dónde sacas los patrones?

Esta pregunta sí que me sorprendió. Porque yo lo que hago es dibujar en un papel, ver más o menos qué composición quiero hacer, y luego pasarlo con un lápiz a la tela. No utilizo patrones ya hechos. De hecho, voy improvisando mucho. Por ejemplo, en el bordado de la llama, no dibujé todas las flores. Dibujé las más grandes, y el resto las fui haciendo sobre la marcha.

Si no tienes habilidad pintando o no te ves capaz, busca algún patrón por Internet. Y un truco: no tienes por qué buscar “patrones de bordado”, que te costarán dinero posiblemente. Sobre todo para empezar. Busca en google dibujos con líneas (por ejemplo, “line cactus”), y utilízalos como plantilla. Cuando ya quieras dar el salto a algo más molón, ya sí, plantéate comprar patrones bonitos.

En el segundo bordado ya me atreví con algunas puntadas más diferentes, como el nudo francés o las rosas. 

¿Qué haces con ellos?

¡Solo he hecho dos! Y ahí están, en sus bastidores. La idea que tenía con ellos era practicar, pero lo más posible es que los cuelgue en la pared. Aunque sea como recuerdo :)

¿De dónde sacas el tiempo? A mí no me da…

Yo también pensaba lo mismo. Pero bordo en los ratos de sofá, después de cenar, mientras veo la tele. En lugar de estar con el móvil, cojo la aguja. Me resulta mucho más relajante y así desconecto de pantallas. ¡Aunque no puedo evitar cogerlo y compartir mis avances por Instagram Stories! :P

¿Y se puede bordar ropa?

¡Claro! Yo ya he dado el salto, mi actual bordado lo estoy haciendo sobre una camiseta. Es algo diferente porque es una camiseta muy fina y algo elástica… A ver qué tal queda. En otros materiales, como el vaquero, es muy frecuente bordar. ¡Aunque supongo que costará más al ser una tela más gruesa!

¡Y esos han sido mis primeros pasos en el mundo del bordado! La verdad es que estoy súper motivada y espero ir poco a poco aprendiendo y haciendo cosas más molonas :)

¿Te animas a bordar?

Volver a bordar

En mi etapa de EGB, allá por séptimo u octavo más concretamente, existía la asignatura de pretecnología. No. No busqueis su significado porque no está en el diccionario… digamos que puede entenderse como una clase de iniciación a la tecnología… No sé, me lo acabo de inventar 😉 Pues bien, mi profesor era Don Eduardo y lo que recuerdo de la materia es que todo el aula salimos expertos en montar un enchufe y en hacer un BORDADO. Lo primero fue un poco flash para mi, porque los destornilladores y el alicates en mi casa eran propiedad exclusiva de mi padre. Pero es que lo segundo para mis compis chicos fue más que un pantallazo. Estamos hablando de 1988 y acostumbrados a dominar las cartulinas, pegamento, papel charol y el punzón… lo de usar hilos de colores, aguja y tela de panamá seguro que sorprendió a más de un padre. En mi caso no fue así, porque yo ya hacía unos años que practicaba el punto de cruz, es más, tuve que justificar mi labor delante del profe porque se pensó que mi madre había trasnochado la noche anterior.

Las de las labores ya éramos raritas de aquella. Y sí, lo de bordar me acompañó hasta la universidad. Yo era la que ocupaba el sofá a última hora del día con mi gráfico y mis hilos en el salón del piso de Santiago. Y hasta contagié a alguna que continuó. Otras lo intentaron pero no consiguieron verle esa parte de DESCONEXIÓN y relajación, más bien lo contrario. A mi me encantaba! Lo último que recuerdo haber bordado fueron baberos, saquito, bolsa, chupetero y demás cuando nació Héctor. A partir de ahí… lo de bordar pasó a guardarse en una estantería.

Hace unas semanas realicé mi primer taller de bordado en BASTIDOR. No era el típico motivo a punto de cruz, era un mensaje escrito. Y no era bordado al aire, sino en bastidor. En apenas cuatro horas realizamos un breve recorrido por la práctica, los materiales, los motivos y los puntos básicos para comenzar a bordar. Cómo elegir la tela, cómo trasladar el motivo, cómo montarla en el bastidor, cómo iniciar la costura y cómo rematar. Probamos puntada recta, hacia atrás y nudo francés, así como consejos de conservación.

Y del taller me llevé labor a casa y emprendí varios trabajos de un libro adquirido hace ya más de un año: LA HORA DEL TÉ, de Misako Mimoko que podeis adquirir en el post de la misma autora AQUÍ. Lo que más me llamó la atención al verlo fueron las plantillas y diseños para bordar. Me parecieron tan bonitas esas ilustraciones de tacitas, teteras y bolsitas de té con ojos y patas… Además las fotografías y diseño en general del libro son preciosas. Decir que es una publicación perfecta para si te inicias en el bordado y que explica muy detalladamente el paso a paso de puntadas y materiales necesarios. Sí, te lo recomiendo, está claro!

De compras por impulso me agencié unos bastidores-colgantes de madera con formas de animales y para ahí decidí realizar dos bordados pequeños del libro. También me gustó la representación de una bailarina con cabeza de tetera, Doli Teterita. La bordé sin saber para qué y acabé decidiendo cerrarla con otra tela, rellenarla y conseguir un llavero de lo más artesanal y original. Como estos hay muchos más PROYECTOS que podéis realizar en el libro: mantel, abrigatazas, banderola, funda para móvil, delantal, broche…

Os animo a recuperar el bordado si ya tenéis experiencia o a iniciaros en el, porque… nunca sabes dónde puedes encontrar tu labor ideal.

Y si no que se lo digan a mi alumna Paula 🙂 Feliz semana mamás!

eLISA

The post Volver a bordar appeared first on .

Lee el post original

UNA TARJETA PARA CADA OCASIÓN: HAPPY BIRTHDAY

tutorial, tarjeta, feliz cumpleaños, happy birthday, cardmaking, tarjetería, scrapbook, bordado en papel, acuarela, embossing, estampación, regalos handmade, DIY, how to, regalos únicos, regalos originales, violin cantarin

Últimamente tengo muy abandonada la serie de tutos Una Tarjeta Para Cada Ocasión, así que la voy a retomar, ya que haciendo una pieza tan pequeña como es una tarjeta, podemos aplicar un montón de técnicas de scrap y experimentar con la composición y los colores sin mucha complicación.

He pensado que puedo continuar con esta serie haciendo vídeos cortitos (para variar), con diferentes técnicas de scrapbook para que puedas practicarlas y aplicarlas a tus proyectos, ¿qué te parece?

La tarjeta de hoy es una felicitación de cumpleaños en la que he aplicado embossing, he estampado dellos que luego he coloreado con acuarelas y he decorado el borde con un bordado muy sencillo que le da un toque muy alegre.

¡Espero que te guste y te sirva de inspiración!

Me encantará ver tu versión, etiquétame en Instagram como @violinvioleta para que pueda verla :)

¡Feliz semana! 

 Newsletter Violín Cantarín VIP


¡También nos vemos en las redes sociales!
 photo icono youtube.png photo icono face.png photo icono Ig.png photo icono twitter.png photo icono pinterest.png photo icono bloglovin.png photo icono gplus.png photo but-rss.gif

Lee el post original

UNICORNIO BORDADO

Aprende a bordar con nosotras y a transferir tus piezas favoritas de una manera rápida y fácil. Además os contamos nuestro nuevo descubrimiento Creavea.

Hoy os traemos un tutorial doble, transferir imágenes de una manera diferente gracias a los termoadehsivos de Mademoiselle Toga y a bordar con cuatro sencillas flores.
Para llevar a cabo este DIY, lo primero que debemos pensar es que nos apetece hacer, en nuestro caso queremos decorar un cojín, pero también otra idea que pensamos fue customizar una sudadera, que ahora están tan de moda los unicornios. Para ello vamos a necesitar los siguientes materiales,
– Aguja
– Tijeras
– Plancha
– Un unicornio termoadhesivo de Tela flex 

– Hilos de colores de algodón

– Hilo dorado
La aguja, la tijera y plancha seguro que no necesitáis comprarlo, pero el unicornio termoadhesivo y los hilos de colores si, así que os vamos a recomendar la tienda de manualidades Creavea, allí encontrareis estos tres productos además de otros muchos. Es una tienda online, especializada en manualidades donde podréis encontrar de todo! Además también proponen numerosos tutoriales y DIY para inspiraros. Para nosotras ha sido un super descubrimiento, eso si…nos tiramos horas en la página porque te pierdes viendo todo lo que tiene…
Paso a Paso
Paso 1.-Transferir el unicornio
Lo primero que debemos hacer es calentar la plancha en posición lana, sin usar el vapor y mientras se calienta pensamos el sitio donde vamos a colocar el unicornio.
Después colocamos el unicornio sobre la tela (la gomita termoadhesiva debe ir boca abajo) y planchamos durante 1minuto aproximadamente, si es un poquito más no pasa nada.
A continuación dejamos que enfríe durante otro minuto más y retiramos el papel lentamente. Si vemos que alguna parte se despega planchamos nuevamente para dejarlo bien pegado.
La verda que tal cual ya queda super bonito nuestro cojín, pero nosotras queríamos añadirle un toque de color!! Así que nos aventuramos a bordarle unas florecitas por la parte superior de la cabeza del unicornio. Deciros que no somos expertas bordadoras y que os vamos a enseñar las puntadas básicas para crear pequeñas florecitas, así que si nosotras lo hemos conseguido cualquiera puede! Vamos allá!!
Paso 2.- Bordado de flores
Para este paso vamos a necesitar los hilos de colores, la aguja, la tijera y muchísimas ganas de bordar.
Rosas en listón
Puntada rococo
Punto de hoja bordado mejicano
Punto margarita
Rosas rococo

Una vez que hemos terminado de bordar todas las flores a nuestro gusto, solo falta rellenar el cuerno del unicornio con el hilo dorado. Y ya esta!!!

Esperamos que os haya gustado el tutorial y que hayas aprendido alguna cosita nueva. Gracias!!!

Lee el post original

Cómo bordar letras

¿Queréis aprender a bordar letras? No es difícil y te permitirá personalizar prendas y accesorios, tanto para tí como para regalar. En la clase de hoy del Curso de Costura Gratis te voy a enseñar.

Además si te gusta el abecedario que suelo usar, te lo puedes descargar GRATIS y lo puedes utilizar seleccionando las letras que necesites para formar los nombres o palabras que desees. 

Así puedes tener el motivo listo para bordar


¿Empezamos?, Pues para hacerlo sólo necesitas una tela como base del proyecto. En mi caso es una tela de acabado satinado, que me regalaron para hacer una bolsita a mi niña. De ahí que el nombre que he bordado sea Amalia.

En cualquier caso sobre un algodón, un piqué y en general cualquier tela con cuerpo, pero no demasiado gruesa, puede quedar genial este tipo de bordado.

Para bordar las letras vamos a hacerlo con puntada de cadeneta, si quieres recordar cómo hacerla puedes verlo aquí.


El hilo para bordar, te recomiendo hilos con algo de cuerpo, como el egipcio o el perlé. Son hilos con grosor que quedan muy lucidos.

Podemos utilizar bastidor o no, es opcional. Ayuda a que el bordado quede más tenso y acorde con la tela.

Además necesitaremos rotulador Frixion, sí el que se borra cuando pasamos la plancha y una aguja que nos permita pasar el hilo (que tiene un grosor especial) con facilidad.

Una vez que tenemos todos los materiales, descargaremos los abecedarios y los imprimiremos. Después seleccionaremos las letras que necesitamos, las pegaremos sobre un nuevo folio, formando las palabras/nombres elegidos y ya estarán listos para ser calcados a la tela.

Para dibujar las letras sobre la tela puedes, calcarlas directamente, en función del grosor de la tela, necesitarás o no una fuente de luz que te ayude a ello. En mi caso lo hago colocando el papel en el cristal de la ventana y colocando la tela sobre este con alfileres, voy dibujando las letras.


Por cierto, aquí te dejo un par de abecedarios que a mí me funcionan. Tienes las mayúsculas y minúsculas. Espero que te guste, si no tienes infinitas opciones que puedes encontrar en cualquier programa de escritura tipo word.




 Mayúsculas
 Minúsculas

Respecto a la técnica, para que veas cómo hacerlo he preparado un vídeo tutorial, donde puedes ver cómo voy bordando las letras. Espero que te ayude, en cualquier caso quedo a tu disposición para que puedas preguntarme lo que desees.


¿Te ha gustado? ¿Quieres seguir aprendiendo a coser? Pues no te pierdas ni una clase y sígueme 

 facebook google_plus pinterest  Follow on Bloglovin

Lee el post original

Cómo hacer un cuadro bordado reciclado

Hoy te traigo una nueva propuesta para reciclar, en esta ocasión se me ha ocurrido reutilizar los bordados de algunas camisetas de Nerea: ¡me parecen demasiado bonitos como para desaprovecharlos!, ¡ya me contarás qué te parece la idea!

Cómo hacer un cuadro bordado reciclado

Los materiales que usé para llevar a cabo el cuadro bordado reciclado propuesto fueron:

  • Portaretrato (también reciclado, ya que usé uno de los múltiples que tengo guardados)
  • Tela de arpillería o de saco (elegí este tipo de tejido porque encaja a la perfección con cualquier bordado, dándole además un aire rústico que contrasta muy bien con el romanticismo que transmiten los bordados)
  • Aguja 
  • Hilo
  • Lápiz
  • Tijeras
  • Vieja camiseta, vestido o similar con un bordado bonito

Lo primero que hice fue recortar el bordado de la vieja camiseta de Nerea que usé para llevar a cabo esta idea, para lo cual repasé antes el contorno del mismo con un lápiz: ¡de esta forma me aseguré que el bordado quedara perfectamente recortado!
A continuación recorté el contorno y lo cosí a un trozo de tela de arpillería o de saco, que previamente rematé bien por los bordes, y es que este tipo de tejido suele deshilachar mucho, por lo que habrás de tener especial cuidado a la hora de trabajar con el.


Para finalizar,  en mi caso, enmarqué el bordado en el portaretratos tal cual: ¡y es que quería algo muy sencillo!; pero si lo ves demasiado minimalista te sugiero que pruebes a adornarlo con alguna cinta, cordón o puntilla… ¡el resultado cambiará mucho  y quizás encaje más con tus gustos!

¿Qué te ha parecido el cuadro bordado reciclado que me marcado?, ¿habías hecho ya algo similar?, ¿sueles reutilizar este tipo de bordados?…. yo tengo varias ideas más en mente, así que si te ha gustado la idea de hoy te suigero que no pierdas detalle de los posts que están por venir.

Lee el post original

DIY Bordado mágico o ruso

Para contaros cómo descubrí el bordado mágico o bordado ruso, me tengo que remontar a unos años atrás. Desde que…

Lee el post original