bolsopuntogarbanzo

Bolso de ganchillo, con forro y cremallera

Este verano aprendí a hacer un bolsito de ganchillo que me encanta. El patrón es de Santa Pazienzia y en este post tienes un vídeo tutorial fantástico para aprender a hacerlo.
Lo he hecho ya de varios colores, y en varios tamaños, y es tan rápido y queda tan mono que creo que es totalmente adictivo.

Quería aprovechar el último que he hecho para renovar un poco uno de los tutoriales más vistos de mi blog. El de cómo hacer y poner forro a un bolso de trapillo, que en este caso será en uno de ganchillo.
Pero este bolsito es un poco especial también porque lo he tejido con hilo de algodón mezclado con lamé dorado. En nuestro último viaje a Madrid, pasé por Sostrene Grene en el centro comercial Gran Plaza de Majadahonda, donde siempre me gusta ir porque me encanta. La de monerías que tienen y especialmente por los hilos de algodón que uso muchísimo para amigurumis, jerseys y ahora bolsitos 😉 Y esta vez había unos hilos de lamé en plata y oro. Así que me los traje a casa para probarlos.

Monté cuarenta puntos de base, y al final necesité un poco más que un ovillo de cada. Aunque ahora pienso que hubiera quedado con unos 44 ó 46 puntos mejor (porque 50 seguro que era demasiado grande, lo probé y lo terminé deshaciendo).


Una vez terminado de tejer el bolsito, había que ponerle su forro y su cremallera. Y me pareció que la tela mapamundi que tiene tonos rosas iba a quedar muy mona. Y la cremallera, pues una gris, que es mi color comodín 🙂

Necesitamos dos rectángulos de tela del tamaño del bolso. Para medirlo pon el bolso encima de la tela y ya está. Esta es la tela que veremos cuando abramos el bolsito, así que la cremallera la tendremos que cosersobre el anverso de la tela.
Te lo muestro en fotos.


Ahora tenemos que cerrar el forro, dejando un poco abierta la cremallera, y uniendo las telas en un rectángulo, quedando el anverso por dentro. 
Así lo tenemos listo para meterlo dentro del bolsito de ganchillo (cortando los restos de la cremallera e hilos).

Ay, pero antes se me olvidaba un detalle. ¡Mi etiqueta! Ya te conté hace tiempo que me gusta ponerle mi marca aunque sea para uso personal 😉 y que me la hago yo con unos sellos!

Vale, y ahora ya queda coser a mano el forro al bolsito. Es un poco pesado, pero merece la pena!
Bueno, aún le queda ponerle algún detallito más, pero lo más importante ya está 🙂

¿Te animas a hacer uno? 

Paula

Lee el post original

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *