Abordando cambios

Si sigues mi blog desde hace tiempo, sabrás que mi aventura virtual
comenzó con una mudanza: con el fin de tener aunadas las piezas de mi
vivienda anterior de las que tuve que deshacerme por falta de espacio en mi
vivienda actual, abrí un blog/tienda para venderlas y creé al mismo tiempo
éste dedicado a decoración para apoyarlo y darlo a conocer.
La idea del nombre del blog la tuve clara desde el principio. Un término que
significase casa pero no sólo eso, algo más, una casa vivida, un espacio en el
que sentirse cómodo y feliz. En definitiva, un hogar.

Sin embargo la palabra hogar se me quedaba corta, hay algo más que para mí
significa MI HOGAR, un lugar único, propio y seguro. La seguridad de saber que
estás resguardado de lo que no te hace bien, alejado de aquello que te altera y
saca lo peor de ti, alienándote y convirtiéndote en algo que no quieres ser, un
espacio en el que poder ser tú mismo y desarrollar lo mejor de ti.

Y fue entonces cuando imaginé un espacio en el que no sólo el interior fuera
amable y acogedor sino también el exterior, el entorno… Una casa alejada,
tranquila, natural, en paz consigo misma y con aquello que la rodea.

Un hogar alejado…

Sabía de la existencia de un término de origen sajón que significaba ésto, que además

era sonoro, comenzaba por h (de home, de hogar) y que daba nombre a una zona de la

Costa Este norteamericana, al norte de NY, conocida especialmente por sus acogedoras casas.


No podía ser de otro modo: hampton, en minúscula y singular.

Por aquel entonces acababa de descubrir que uno de los estilos decorativos que
más me inspiraban tenía un nombre y estaba en pleno auge: shabby chic, de
ahí que lo eligiera como “apellidos” del blog.

Las piezas que no cabían en mi nuevo apartamento y que tenía a la venta se
fueron vendiendo por lo que el blog/tienda desapareció, pero para entonces yo
había descubierto en mi nuevo hogar virtual una manera de expresarme, de
crecer, relacionarme, evolucionar y un hobby que se había transformado en
auténtica pasión, la fotografía: me había convertido en una blogger.

Empecé a ver todo de una manera fotografiable y descubrí que puede ser
contado a través de una cámara, no sólo los interiores, también la naturaleza,
las gentes, sus culturas… El mío, desde luego, no era ya sólo un blog de
decoración.

Los apellidos no encajaban con el concepto y decidí dejar sólo las iniciales,
hampton sc.

 Llevaba tiempo pensando en dar un nuevo aspecto al blog, actualizar su
imagen y hacerlo más dinámico.

De momento he diseñado un nuevo logo que creo transmite la evolución
de este hogar virtual y se adecua más a mi manera actual de sentirlo.

Una manera más consciente, más lenta, más auténticamente vivida.

Las letras sc se han materializado como slow concept.

El contenido no cambiará mucho pues, como os digo, ha ido evolucionando
por sí solo y como lector lo habrás ido notando.

Seguiré contando sobre decoración, flores y plantas, DIY…


fotografía, moda y lifestyle…

comida hecha por mí o en lugares recomendables que voy descubriendo…

personas, vivencias y viajes…

Siempre es un placer tenerte aquí pero hoy lo reitero especialmente.

¡Gracias por tu visita!

Lee el post original

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *