12-Ideas-DIY-Ahorrar-Vuelta-Cole

12 ideas DIY para ahorrar dinero en la vuelta al cole

¡Estoy de vuelta! Más morena (poco), más pecosa (un poco más) y con muchas, muchas ganas de retomar el blog.
  
Que de vacaciones lo he pasado muy bien, pero echaba de menos andar por aquí. Me pasa lo mismo que a los escolares: en junio están muertosmataos, en julio reviven, en agosto están en pleno apogeo y en septiembre no hay quién los aguante. Pues yo igual, pero con el blog.
 
Y como coincide con el inicio de las clases, hoy te traigo un recopilatorio con 12 ideas DIY que te van a ahorrar dinero en la vuelta al cole (o a la ofi o a donde sea, porque tienen muchas más utilidades):

Este recopilatorio lo he hecho con entradas antiguas del blog. Unas las escribí expresamente para el cole (como la de forrar los libros o la funda para la regla de manualidades) y otras no, pero pueden aplicarse igual (como la de hacer botes para los colores con telas o con washi tape, o personalizar los bolis de publicidad).

# 1. Forrar los libros de texto: Un clásico de estas fechas. Si eres de la vieja escuela y no te tocaron los forros prefabricados esto te suena fijo. En cuatro pasos lo tienes dominado (aquí):

 
# 2. Haz tu propio estuche para los colores: Además de salirte más barato que uno comprado, puedes personalizarlo a tu gusto (aquí):

# 3. Fabrica tu propio cuaderno: Utilizando cartones reciclados de cajas de cereales para las tapas te saldrá tirado de precio (aquí):

# 4. Personaliza tus cuadernos con telas y flores secas: Ahorrarás en pegatinas y stikers y encima no vas a ver otros iguales. Puedes utilizar telas (aquí y aquí):

O también flores secas prensadas (aquí):

# 5. Personaliza bolígrafos que regalan de publicidad, con washi tape: Una forma de aprovecharlos y que no anden rodando por ahí y además te ayudará a ahorrar euros. Y no necesitarás ponerles nombre porque nadie en tu clase va a tener uno igual (aquí):

# 6. Haz una funda para la regla de plástica con fieltro y cartón reciclado: Aquí el ahorro viene porque con ella la regla irá a prueba de golpes y no tendrás que comprar otra de repuesto (aquí):

# 7. Personaliza tu mochila con chalk paint: Puedes comprar la más básica y barata del súper y decorarla a tu gusto con chalk paint, un llavero para la cremallera, chapas, etc. (aquí).

Cuando compramos la de #laniña le gustó esta. Coincidió que era la más barata de todas las que había en el Carrefour y este es el tercer año que la lleva. Sigue impecable, incluso la pintura con el nombre está intacta (también ayuda que #laniña es muy cuidadosa con sus cosas, pero ahí está):

# 8. Haz tus botes para los colores con botes de conservas reciclados: Otro clásico con el que ahorras dinero y le haces un favor al planeta de paso.

Puedes utilizar cualquier material que se te ocurra: papel, telas, goma eva, washi tape, cartulinas… la lista es interminable. Yo usé tela y madroños (aquí):

Tela y piquillo (aquí): 

Y washi tape (aquí):

# 9. Haz una cajonera de sobremesa con 3 cajas de zapatos: Imprescindible para guardar clips, post-it, gomas de borrar y todas esas diminuteces que nos alegran un poco las horas de estudio (aquí):

# 10. Haz una papelera de sobremesa con un bote reciclado: Para no interrumpir tu trabajo por tener que levantarte hasta el cubo de la basura (aquí):

11. Consigue una pizarra magnética con una bandeja reciclada: Tan útil para apuntar fechas de exámenes, entregas de trabajos y más cosas importantes (aquí):

12. Calendario de sobremesa hecho con una caja de cd reciclada: Para saber en qué día vives, pero a tu gusto (aquí):

¿Qué te han parecido estas ideas DIY para ahorrarse un dinerito en la vuelta al cole? ¿Habías hecho alguna ya? ¿Qué tal tu vuelta a la rutina?

No sé si a tí te pasa lo mismo, pero para mí el año empieza en septiembre y no en enero. Yo todos mis propósitos los hago al acabar las vacaciones de verano. Créeme que para empezar una dieta o ir al gimnasio no hay mayor motivación que verte en bañador o en bikini.

Y qué decir de hacer cosas nuevas. Llego con las pilas tan cargadas que me parecen pocos los fascículos que hay en el quiosco. Desde iniciarte al crochet hasta estudiar historia con los Playmobil, pasando por aprender a hacer los dulces que hacen las monjas en el convento (esto es verídico, cuando lo ví hasta di la vuelta para asegurarme de que lo había leído bien).

¡Muchas gracias por estar ahí!

Lee el post original

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *